Momentos

¡Hasta siempre, monseñor Agripino Núñez!

Fanny Santana
Santo Domingo

Sin bien reponernos de la partida física del inolvidable padre Luis Rosario nos llega otra de esas noticias que una no quiere que sea verdad. Hoy despedimos con tristeza, pero con la certeza que monseñor Agripino Núñez Collado está ya disfrutando de la verdadera vida en la casa del Padre. Recuerdo que lo conocí tras una asignación para cubrir un acto en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra. Desde ese momento se entabló una amistad que al paso de los años se fue fortaleciendo. Fue la segunda persona que me llamó cuando nacieron mis gemelos. A partir de ahí nos decíamos compadres.

A pesar de haber gravitado en la vida nacional por más de 40 años y convertirse en el conciliador por excelencia y su legado en la educación superior a quien conocí fue al ser humano, el sacerdote y amigo. Paz y consuelo a sus familiares y amigos.

Por amor a la virgen

Irrepetible la experiencia vivida cuando el reloj marcó las 11:55 de la noche del pasado jueves, al participar hasta el amanecer de la vigilia televisiva y virtual “Por amor a la virgen", la cual concluyó el viernes 21 de enero con la celebración del día de la Patrona del pueblo dominicano. El Obispado de Higüey, a la cabeza de monseñor Jesús Castro Marte y con el apoyo del Banco Popular Dominicano, nos hizo vivir por más de ocho horas gran espiritualidad al hacer el Rosario a nuestra madre María de la Altagracia, hasta que amaneció

Unidos por la oración

Bajo el lema “La oración es la llave que abre la puerta de la fe" el pueblo católico pudo conectarse con esta increíble ceremonia en honor a la virgen de la Altagracia, en vivo desde la Basílica de Higüey y el cual se transmitió por más de 15 estaciones de televisión. Con esta vigilia miles de marianos se unieron desde la distancia para rendir honor a la madre protectora y espiritual de República Dominicana, a través de oraciones, testimonios y canciones. Monseñor Antonio Camilo, obispo emérito de La Vega, ofició la misa mientras que la vigilia estuvo a cargo del padre Evaristo Areché, rector de la Basílica. Diez jóvenes artistas tuvieron a su cargo las “Serenatas de madrugada".

Una maravillosa producción

La transmisión tuvo momentos especiales con el maestro Rafael Solano, Maridalia Hernández, la Orquesta Sinfónica Nacional, dirigida por José Antonio Molina. Mis aplausos a Edilenia Tactuk, quien fue la responsable de la producción, realmente hermosa.

¡Dios con nosotros!