Listin Diario Logo
21 de septiembre 2021, actualizado a las 12:31 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Sociales sábado, 05 de junio de 2021

Entrevista integra realizada en el 2009

Leandro Guzmán un padre incondicional

  • Leandro Guzmán un padre incondicional
  • Leandro Guzmán un padre incondicional
  • Leandro Guzmán un padre incondicional
ivelisse Villegas
Santo Domingo

Para Leandro Guzmán, su estreno como papá quedó sellado con el nacimiento de Jacqueline, hija de su primer matrimonio con María Teresa Mirabal, concebida durante una época de mucha esfervescencia política, que trajo consigo la muerte a destiempo de su madre. Luego de transitar durante cuatro años por un túnel oscuro y triste en el que no percibía nada emocionalmente, Leandro conoció a una mujer que había recorrido ese mismo dolor de la viudez, la soledad y la impotencia de ver morir a  su ser amado.

Esa mujer es Yolanda Garrido, quien fue la esposa de Juan de Dios Ventura Simó, combatiente en la expedición del 59. Se casó con esta mujer, quien ya tenía dos hijos, Juan de Dios y Mary Louise, a quienes les ha dado las mismas oportunidades y el amor, al igual que sus dos hijas Jacqueline y Leyandra, ésta última procreada con Yolanda. Leandro confiesa que él se marchó para México como exiliado político dejando a su hija Jacqueline al cuidado de Mamá Chea, abuela materna, y de su tía Dedé Mirabal.

Destaca que esta separación no rompió los lazos afectivos entre ambos, pues, según dice: “Lo más importante es que siempre he mantenido una buena relación con ella”. Sus vacaciones cortas siempre las pasaba con él. “Yo respeté y me matuve a la sombra. Me hacía mucha falta, pero entendía que por una actitud de egoísmo no podía quitarle la niña”. Este sentimiento es compartido, ya que Jacqueline, quien no estuvo presente en la entrevista porque reside en Puerto Plata, mandó un mensaje diciendo: “Mi papá es mi amigo, en fin, todo lo que puede ser un padre para su hija...”.

El autor del libro “De espía y de fuego” dice que la etapa más difícil de su vida fue su viudez. “Soy una persona marcada en ese sentido -dice-, cada vez que toco ese tema es como un regreso al pasado, pero eso fue lo que Dios me dio”. Y gracias a Él tiene una familia conformada por dos hijos biológicos y dos de su esposa, que también lo quieren y respetan, así lo definió Mary Louise ventura Garrido..

Pero la que estuvo con una sonrisa de felicidad impecable fue la hija de Jacqueline, María Teresa Albaine, quien dijo que está orgullosa de su abuelo por ser una persona muy especial, que su madre quiere mucho y su hermano Leandro.

  “Como papá me siento bien, porque he orientado a mis hijos, que es la función principal. Los he amado, he sido amigo; claro siempre manteniendo el respeto que debe haber, estoy satisfecho porque la única que no ha estudiado de mis hijos es Leyandra por su condición especial, pero es el mejor regalo que Dios me ha dado. Porque nací en un hogar muy bueno, y luego con esa formación reliogiosa me he mantenido caminado en un sendero de respeto. No es que a veces no me he equicovocado, pero siento que los errores son inconscientes”. Se siente satisfecho y equilibrado en la vida, porque hay padres que no conocen cierto estado, y él los conoce todos. “Porque ver que mis hijos se formaron, que la inversión que uno hizo fue para bien, por ejemplo, Mary Louise quiso ser bailarina y triunfó; Juan de Dios estudió y se quedó viviendo en Estados Unidos; Jacqueline está dedicada a sus negocios, y Leyandra es el mejor regalo que Dios nos dio”, aseguró.

   El autor del libro “De espía y de fuego” dice que la etapa más difícil de su vida fue su viudez. “Soy una persona marcada en ese sentido -dice-, cada vez que toco ese tema es como un regreso al pasado, pero eso fue lo que Dios me dio”. Y gracias a Él tiene una familia conformada por dos hijos biológicos y dos de su esposa, que también lo quieren y respetan, así lo definió Mary Louise ventura Garrido.

 DOS TESTIMONIOS TRASCENDENTES
Para Mary Louise, la hija del  primer matrimonio de Yolanda, Leandro Guzmán es “un ser humano ejemplar, una persona que la llena de orgullo, al ser su hija, un hombre que la sociedad lo  quiere y respeta, pues aunque es hija de Juan de Dios Ventura Simó en su mente nada más existe él”.  

 Su esposa Yolanda lo define así: “Te diré que mi marido es un padre por excelencia. Como tú sabrás, Leandro es mi segundo esposo. Mis hijos lo conocieron de 4 y 5 años y si yo te digo que él hizo un compromiso conmigo de que mis hijos iban a ser sus hijos. Resulta que ellos eran amigos, y Leandro me dijo ‘tú no puedes tener un pensamiento de dudas, porque el papá de esos niños se entregó a la muerte para que yo fuera libre y viva en democracia. Qué no haría yo por los hijos de Juan de Dios?’. Y te digo que los ama, los ha educado, les  ha dado profesión, todo lo que necesitan se lo da”.