POLÍTICA

Gran reto ser Primera Dama de la República

La propuesta de Raquel de Abinader es modificar la estructura del Despacho y manejar los programas sociales en una oficina modesta.

  • Raquel Arbaje de Abinader. SILVERIO VIDAL/LD

Celeste Pérez
Santo Domingo, RD

Raquel Arbaje de Abinader es la nueva Primera Da­ma. Su vida ha dado un cambio signi­ficativo a partir de este pri­mer domingo de julio cuan­do su esposo, Luis Abinader, fue elegido Presidente de la República como titular del Partido Revolucionario Mo­derno (PRM).

Ahora, además de ocu­parse de su familia y de ser la acompañante de su ma­rido en actividades claves, es la responsable de los pro­gramas sociales del Gobier­no e inevitablemente su ac­cionar estará expuesto a ser juzgado.

Pero para Arbaje esto no será una limitante. Ha de­mostrado ser una mujer au­téntica, familiar y discreta. Con un estilo propio con el que ganó la simpatía y el respeto de muchos domini­canos.

Sin embargo, su vida co­tidiana no es lo único que cambiará, al parecer la es­tructura del Despacho tam­bién será transformada. “Seré una Primera Dama sencilla y realizaré un ejer­cicio cercano a la gente”, di­jo en 2016 durante La Hora del Té de Listín Diario, esce­nario en el que enfatizó que no buscaba protagonismo.

Hace un año confirmó es­te pensamiento en su cuen­ta de Twitter donde sostuvo que “el pueblo no eligió al cónyuge de un gobernante para que maneje fondos pú­blicos y que el Despacho de­jaría de operar como lo co­nocemos”. En lugar de esta institución, Arbaje propone una oficina modesta para manejar los servicios.

 ¿Qué es y cómo funciona el Despacho de la Primera Dama?
A pesar de que Renée Klang de Guzmán, viuda del ex­presidente Antonio Guz­mán, fue la primera mujer en ocupar oficialmente el cargo de Primera Dama, es el 10 de septiembre del año 2000, mediante el Decreto No. 741-00, que se crea ofi­cialmente el Despacho.

El rol que en sus inicios estuvo vinculado a un papel exclusivamente protocolar, a partir de la década de los ochenta cobró suma impor­tancia con el involucramien­to en el desarrollo de pro­puestas de bienestar social.

La entidad, que al día de hoy tiene una nómina de mil treinta y ocho emplea­dos, según confirma el de­partamento de Recursos Humanos, es una instancia técnico administrativa del ámbito de la Presidencia de la República.

Tomó visibilidad tras la labor de Rosa Gómez de Mejía, esposa del expresi­dente Hipólito Mejía, quien se centró en el desarrollo de acciones en favor de la edu­cación, la cultura y activi­dades de asistencia ciuda­dana.

A la llegada de Marga­rita Cedeño de Fernández, en 2004, el Despacho de la Primera Dama se compro­metió con la consecución de los Objetivos de Desarro­llo del Milenio, por lo que la mujer, niñez y juventud, fueron los segmentos po­blacionales a quienes diri­gió sus acciones.

Desde el 2012 Cándida Montilla de Medina ha sido la representante. Uno de los logros más importantes de su gestión es el Centro de Aten­ción Integral para la Discapa­cidad (CAID). Primer espa­cio público que se dedica a la evaluación, diagnóstico y la rehabilitación de niños y ni­ñas con trastornos del espec­tro autista (TEA), parálisis cerebral infantil (PCI) y sín­drome de Down.

DE INTERÉS
Perfil

Raquel Arbaje de Abinader es licenciada en Administración de Empresas. Posee una vasta preparación en finanzas y maneja los idiomas inglés y francés.

De ascendencia libanesa, es hija del empresario Elías Arbaje Farah y de Margarita Soni. Ha procreado tres hijas: Graciela Lucía, Esther Patricia y Adriana Margarita Abinader Arbaje.

Es empresaria, escritora de literatura infantil y autora de la producción discográfica ‘Mi cajita de valores’, que realizó a beneficio del programa Niños y Niñas con Don Bosco.

Junto a su esposo, Luis Abinader, compuso las letras del himno del Partido Revolucionario Moderno.