Listin Diario Logo
12 de julio 2020, actualizado a las 12:22 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Sociales miércoles, 24 de junio de 2020

PSICOLOGÍA

¿Miedo a salir de casa? claves para adaptarse a la nueva normalidad

  • ¿Miedo a salir de casa? claves para adaptarse a la nueva normalidad
  • ¿Miedo a salir de casa? claves para adaptarse a la nueva normalidad
  • ¿Miedo a salir de casa? claves para adaptarse a la nueva normalidad
Celeste Pérez
celeste.perez@listindiario.com
Santo Domingo, RD

Tras el inicio de las fases de la desescalada y después de más de dos me­ses de confinamiento, Eli­da López preparó un kit de protección para reiniciar su vida productiva de forma presencial en una empresa donde ejerce como gerente de auditoría. Tiene 56 años, pero es diabética y su con­dición de salud la hace vul­nerable al coronavirus. La noche previa al día pauta­do para volver a la oficina sufrió de insomnio y taqui­cardias. No pudo salir de su hogar.

Doña Leo vive una histo­ria de pánico similar aun­que en otro escenario. Tie­ne 60 años y para subsistir lava y plancha a domicilio. Guardó religiosamente la cuarentena a pesar de vivir en un barrio donde las me­didas de distanciamiento fí­sico no fueron respetadas. No ha podido reintegrarse a la cotidianidad, el pánico al contagio se lo impide. Ha sufrido de migrañas, náu­seas y se queja porque la mascarilla dificulta su respi­ración.

Según plantea la psicólo­ga clínica Angy Estévez, es­te temor a experiencias des­agradables que se activa en relación a la exposición real o mental que conlleva salir de casa, genera que las per­sonas opten por la reclusión voluntaria ante la percep­ción de seguridad que im­plica. La crisis propicia una reacción conductual, bioló­gica, emocional y cogniti­va porque llega de sorpresa. Se puede perder transitoria­mente la capacidad de res­ponder de manera adecuada debido a que los mecanis­mos habituales se invalidan instintivamente.

La experta sostiene que la resistencia individual es única para cada persona dependerá de la historia personal y familiar, la salud mental, edad, salud física, los recuerdos angustiantes del proceso, la red de apoyo o el grado de madurez.

Cómo superar el pánico
La especialista señala que existen diversos síntomas de alarma emocional como la irritabilidad, antipatía, al­teraciones del sueño y del apetito, ansiedad, fatiga, di­ficultad para concentrarse o dependencia del alcohol y tabaco.

“Los sentimientos de miedo y angustia son nor­males, cada persona tendrá que ser capaz de entender sus propias reacciones. A diferencia de lo que ocurre en otras situaciones de ca­rácter psicológico, se trata de un temor a algo real, por lo que las recomendaciones varían en función de la si­tuación individual”, explica Estévez.

La especialista en la con­ducta humana sugiere con­versar sobre el temor con familiares y amigos e inclu­so recurrir a un profesional si es necesario. “La reinte­gración al estilo de vida que propone la nueva normali­dad debe hacerse de forma paulatina. Comenzar con pasos pequeños pero deter­minantes, por ejemplo, salir a la acera primero, luego re­correr una pequeña distan­cia, ir al supermercado, a la farmacia…”.

Otra recomendación es tratar de limitar la informa­ción que se recibe para evi­tar la ansiedad, y pensar en el riesgo al contagio co­mo un concepto relativo del cual se estará lejos en la me­dida que se sigan las indica­ciones sanitarias.

“Exhorto a integrar ac­ciones que favorezcan el bienestar, como ejercicios de respiración, estar cerca emocionalmente de perso­nas queridas, practicar la gratitud, leer un libro, es­cuchar música, disfrutar de la naturaleza, cuidar la ali­mentación, ejercitarse físi­camente y no suprimir nin­guna emoción, por lo que si desea llorar también lo pue­de hacer”.

 CLAVES
Cambio social
Para el doctor Dulvis Mejía, máster en Psico­logía de la Intervención Social, la pandemia por coronavirus, como ha sucedido en otros casos a lo largo de la historia, no pasará desapercibi­da para la sociedad que se verá marcada por un cambio en la forma de comportarse. “Los sen­timientos de angustia e incertidumbre están pre­sentes en todas las clases sociales y sin importar la edad pueden generar la aparición de tenden­cias nocivas como un au­mento del aislamiento voluntario”.

Las consecuencias son muy diversas – agrega el experto – por lo que qui­zá nunca se llegue a co­nocer con exactitud la magnitud del fenómeno. Sin embargo, ha de es­perarse que la sociedad pronto perderá el mie­do, creará una nueva normalidad asumiendo los riesgos que implica. Los grupos sociales son dinámicos y tienen la ca­pacidad para recompo­nerse con rapidez.