Listin Diario Logo
13 de julio 2020, actualizado a las 04:11 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Sociales domingo, 31 de mayo de 2020

LITERATURA

Una madre que escribe una historia diferente

  • Una madre que escribe una historia diferente
  • Una madre que escribe una historia diferente
  • Una madre que escribe una historia diferente
  • Una madre que escribe una historia diferente
Ivelisse Villegas
ivelisse.villegas@listindiario.com
Santo Domingo, RD

Glenda Galán es una escritora dominicana radicada en Miami desde hace quince años. Aún conserva los recuerdos del verano y el sonido de la lluvia al caer en el tejado de zinc en la casa sus abuelos, en La Vega.

Justo cuando comenzó la pandemia se preparaba para visitar Santo Domingo, pero tuvo que olvidar el viaje. “Todo se canceló: la boda a la que asistiría, la compañía para mi madre, a quien operaron de una mano y el abrazo a mis amigos”, fue lo primero que contó. El color de los flamboyanes da vida a cada trayecto que recorre y proyecto que emprende la Ciudad del Sol. La idea es no desvincularse del olor a salitre, el bizcocho con suspiro, las bolitas de queso crema de pastelería El Jardín, y el sentimiento de abrazo que le provoca la isla. Llegó a Miami en el 2006, tras el traslado de su esposo, Carlos Rosario, director de Supply Chainen Medtronic. “Fue un cambio difícil de asimilar en un principio, pero, con los años, lo valoro como un viaje maravilloso. Habernos mudado de país, con nuestros hijos Javier y Glenda, nos ha regalado otra visión del mundo”, dice.

Al llegar a Miami se certifica como Wedding Planner, pero con dos hijos pequeños: Javier y Glenda fue muy difícil montar eventos. Así que, poco a poco, fue dejando ese campo laboral.

“Nos mudamos a Connecticut a los dos años de estar residiendo en Miami, por el trabajo de mi esposo y, en ese tiempo, empecé a escribir. Mi medio de expresión había sido la pintura, hasta que colgué los pinceles y, desde ese tiempo, no he dejado de usar mis dedos. Mis primeros relatos son pequeñas viñetas sobre mis descubrimientos y visiones de esa parte de mi viaje”.

Cuando vuelve a Miami estudia periodismo y fue cuando Mercedes Soler, una de sus profesoras, le recomendó una pasantía en un canal de televisión, donde trabajó durante varios años.

Maternidad
“Aunque esa experiencia fue muy importante como profesional más grandioso fue haber dedicado mi tiempo para acompañar a mis hijos hasta verlos como dos jóvenes independientes y de buen corazón. No fue fácil criarlos aquí, pues éramos los cuatro sin más familia y con amigos nuevos. En vista de las largas jornadas laborales, decidí pasar los últimos años de niñez consagrada a ellos. Esa ha sido la mejor decisión de mi vida, pues sé que el vínculo que nos une hoy fue trenzado por nuestra interacción constante. Estoy muy orgullosa de ambos como estudiantes y como personas de buen corazón”, confiesa.

Junto a su rol de madre comienza un nuevo proyecto y pone a circular, de forma online, la “Revista Cultural Dominicana en Miami” y, al mismo tiempo, mediante un segmento cultural en la radio, otro en la televisión, en el programa “Somos RD” y una página a todo color en el periódico “809 News”.

Mis logros
“La mayor sorpresa del proyecto “Dominicana en Miami”, ha sido la medalla de plata del Florida Book Awards ganada por “Ventanas”, un compendio de treinta y siete entrevistas realizadas durante cinco años para la revista y que, al darle forma de libro, se convirtió en un ejercicio donde hice literatura con quienes hacen literatura”. Esa obra la llevó a la Feria del Libro de Miami, a la de Bogotá FILBO y el paENTREVISTADAsado año, a la de Madrid, donde República Dominicana fue el país invitado.

En cuanto a sus escritos
Su primer libro se titula “Mar de Fugas”, un compendio de relatos cortos; el segundo “Guayabas y fresas” con poemas, en su primera edición. Ambos fueron publicados por “Mediaisla”, de la mano del escritor dominicano René Rodríguez Soriano, con quien me unió una gran amistad, hasta que nos dejó, este año.

En mi tercera publicación, “Tsunami”, dejo atrás la evocación de la isla, como parte de una experiencia vital de exploración. Son los cuentos y poemas que cierran un ciclo de transición en su escritura.