DOMINICANOS EN EL EXTRANJERO

Yajaira De León: “Debemos crear consciencia. Esto es algo serio”

Orlando Jerez

Con apenas 12 años de edad, Yajaira De León emigró a  Estados Unidos de América con la ilusión de explorar nuevos caminos, pero con la firme convicción de jamás olvidar a sus familiares y amigos, y en especial a la tierra donde nació.

“Tengo más de 30 años viviendo en  Estados unidos, pero soy de las que viajo hasta cuatro veces en un año por diversos motivos. Disfruto mucho ir a mi país, compartir con mi familia y recorrer los pueblos y las playas” expresó De León, quien se desempeña como maestra de educación especial en una escuela en la ciudad de Orlando, Florida.

En Marzo pasado, aprovechando la excusa perfecta con las vacaciones de primavera o'Springbreak', como se le conoce en la cultura popular americana, organizó un viaje familiar con sus hijos Michael, Kevin y Bryant, para venir a su apreciado Santo Domingo, con la finalidad de celebrar el cumpleaños de su hijo Michael, quien reside en la ciudad de Nueva York y tenía 13 años sin visitar el país.

“Les dije a mis hijos que nos fuéramos por una semana a Santo Domingo, para celebrar el cumpleaños de Michael, para que viera a su abuela Nereida, quien es mi madre y está atravesando por una situación de salud, y al mismo tiempo, ver a mi tía Carmen y a mis primas Iris, Yesenia y a Kirsis y sus hijas. La idea era compartir como de costumbre en familia, hablar, reír, contar anécdotas y en lo particular, yo quería llevar a mis hijos a la tumba de mi padre, quien falleció el año pasado” explicó De León.

También comenta que luego de organizar sus vacaciones durante varias semanas, arribaron al país, sabiendo de la situación por la que estaba atravesando China por el coronavirus, pero que jamás imaginaron que sus vacaciones se verían afectadas por estas dificultades.

“Apenas teníamos unos tres días en el país, cuando el 17 de marzo el presidente Danilo Medina habló y dijo que el jueves 19 cerrarían todas las fronteras por cielo, mar y tierra. Ese mismo día, recuerdo que me habían extraído un cordial y estaba en reposo. Pero inmediatamente le dije a mis hijos que teníamos que regresarnos por los compromisos que cada uno tiene en Estados Unidos” agregó Yajaira.

Sin escatimar esfuerzos, dice que esa misma noche, tomando las medidas de lugar, se fueron directo al aeropuerto de Las Américas logrando conseguir un vuelo para ella y Kevin vía Fort Lauderdale y otro para Michael y Bryant hacia Nueva York, ya que residen en ciudades diferentes.

“Doy gracias a Dios porque logramos salir a tiempo y llegar bien a nuestros hogares. Pero es una situación difícil, porque tuvimos que regresar porque aquí está mi trabajo y además mis hijos trabajan y estudian, pero a la vez tuvimos que dejar a nuestros familiares, sin saber cuándo nos volveremos a reunir otra vez”  manifestó De León.

Explica que a los dos días de haber ingresado a territorio americano, sus hijos le comentaron de la terrible situación que estaba pasando en la ciudad de Nueva York e inmediatamente decidió comprarles un vuelo para llevárselos a su casa en Kissimmee donde ella reside actualmente junto a su pareja desde hace cinco años.

“Cuando mis hijos llegaron a Nueva York me advirtieron de lo estaba pasando. Entonces decido traerlos para mi casa. Pero solo pudo viajar mi hijo Bryant con su novia, ya que Michael tiene un Husky Siberiano y las aerolíneas no están permitiendo que los pasajeros viajen con sus mascotas. Le propuse que viniera manejando, pero es un trayecto de 18 horas y al final decidimos que se quedara en su apartamento con su novia, ya que su trabajo le exigía que debía retornar en cualquier momento” comenta De León.

 Actualmente, Yajaira dice sentirse preocupada por la situación que vive el mundo, pero a la vez en tranquila porque se encuentra en su casa en total cuarentena  junto a su pareja Alejandro Jerez, un inmigrante dominicano con 32 años de residencia en  Estados Unidos y con quien tiene una relación desde hace siete años, además de sus hijos Kevin, Bryant y su nuera Yvette, con quienes ha adoptado todas las medidas y precauciones de lugar para evitar cualquier contagio.

“A pesar de que tenemos casi dos meses en cuarentena encerrados en casa, debo admitir que hemos pasado un tiempo increíble, y en lo particular me lo he disfrutado mucho, ya que de no tener tiempo, ahora tenemos de más, para hacer en familia las cosas que no podíamos hacer antes. Nosotros hemos establecido una rutina diariamente para limpiar y cocinar. Hemos organizado y arreglado desde el garaje hasta los clósets. Estamos cocinando recetas que teníamos años que no preparábamos,  hacemos parrilladas; inventamos tragos con mi hijo Kevin, quien es bartender de un importante restaurante de Disney, vemos películas todas las noches, en fin hemos aprovechado esta cuarentena para pasar tiempo juntos y de calidad en familia”.

Finalmente, dice que lo que más le gusta de su país es  la calidad humana y lo pintoresco que son los dominicanos. Y lo que lo que más extrañas son las playas. “En Florida tenemos playas, pero no hay playas más lindas que las nuestras”.

Yajaira se despidió haciendo un llamado a sus compatriotas: “Me da escalofríos en el corazón cuando veo en las noticias que en el país hay personas que no están acatando las medias establecidas por el Gobierno dominicano. Es tiempo de crear consciencia y respetar el distanciamiento físico. Esto es algo serio” puntualizó  desde su domicilio en el Estado de La Florida.