Listin Diario Logo
25 de mayo 2020, actualizado a las 12:51 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Sociales sábado, 11 de abril de 2020

Artista

Patricio Correa: Un pez creativo fuera del agua

  • Patricio Correa: Un pez creativo fuera del agua
  • Patricio Correa: Un pez creativo fuera del agua
  • Patricio Correa: Un pez creativo fuera del agua
  • Patricio Correa: Un pez creativo fuera del agua
Ivelisse Villegas
Ivelisse.villegas@listindiario.com
Santo Domingo, RD

El uso de ma­dera recolec­tada en las playas domi­nicanas, fi­bras de palma de coco, así como otros materiales reu­sados y reciclados, cons­tituyen la materia prima para la elaboración de las obras del artista Patricio Correa.

Para él, cada pez es in­édito. Es una obra de arte en todas sus dimensiones. Desde la proyección, hasta su tallado y pintura, realiza­do enteramente a mano, lo que constituye una eviden­cia genuina de identidad dominicana y caribeña.

Sus trabajos reúnen un proceso creativo junto a sensibilizar sobre la pre­servación de recursos na­turales través del arte. Es­te es el discurso de Patricio Correa, quien da un ejem­plo de cómo cada persona puede contribuir con ac­ciones que ayuden a dar solución a la problemática de la contaminación.

Los peces de colores de Correa aparecen desde su infancia, pero es a par­tir de los 12 años cuando los reconoce al iniciar sus estudios en el Centro Na­cional de Artesanía, luego publicidad, diseño de mo­da y por último las artes visuales para el sector tu­rismo.

Estas huellas del arte le abren el camino para ver más adelante su verdade­ra vocación: tallar peces en madera reciclada, pero de forma que permanez­can grabados en la made­ra para otorgarles dar una identidad auténtica.

Cuenta que esto lo ha­cia para evitar el plagio, pero con el tiempo descu­brió un valor agregado a sus trabajos: Eran piezas únicas e irrepetibles.

Considera que su traba­jo ha interesado a muchas personas y forman parte de sus ambientes familiares, empresariales, promotores del turismo y embajadores.

Según sus propias pala­bras, “… un pez converti­do en obra de arte obra es el resultado de objetos re­colectados de cualquier si­tio, esquina, casa vieja, ba­rrios y ciudades de nuestro país, los objetos pueden venir de cualquier parte y de muchas maneras, a ve­ces me los regalan otras me los venden, o simplemente, me los encuentro al pasar por una calle cualquiera de mi ciudad o cualquier ciu­dad en mis recorridos de trabajo o placer”.

Confiesa que no sa­be cómo comienza ni co­mo concluye una obra. Su proceso de creación es co­mo si fuera un volcán acti­vo de creatividad e ideas, que va explotando, y que con cada explosión, nacen nuevas formas.

Los motivos del artista están bien acomodados en el segundo nivel de Ágo­ra Mall en una exposición compuesta por 50 piezas de esculturas realizadas en materiales rehusado y reciclados.

 UN SUEÑO

“El aporte que quiero hacer a nuestro sector es elevar el nivel artesanal a un punto más sostenible en el tiempo, principalmente en familias que puedan evolucionar y sostenerse económicamente. Y que sus descenden­cia sientan que pueden continuar el legado de sus padres y así mitigar la pobreza que muchas veces encontramos en nuestros campos y en muchos artesanos de la loma”.