Listin Diario Logo
12 de agosto 2020, actualizado a las 05:16 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Sociales viernes, 03 de enero de 2020

Protagonistas

Michelle Ortiz: ''Decidí ser guerrera de mis experiencias y no víctima de mis fracasos'.

Ivelisse Villegas
[email protected]
Santo Domingo

De Michelle Ortiz se puede decir muchas cosas… tiene un extensa hoja de vida, que avala una exitosa carrera profesional y emprendedora; pero lo que más la fortalece, según ella, son los valores inculcados y el amor perenne de su familia.

Aunque es muy conocida por su carrera política, el tema que la mueve es el de apoyar a los jóvenes que desean emprender y el trabajo que realiza en la Fundación Unidas por la Vida, ayudando a las mujeres a enfrentar la violencia de género, del cual son víctima.

Indiscutiblemente,  cada proyecto lo describe con la pasión que la caracteriza. Es viceministra de Emprendimiento del Ministerio de la Juventud, posición que asume coherente a a su filosofía de vida, estructura organizacional y la educación que ha recibido de sus padres, Maritza López y el empresario Héctor Ortiz.

Yo decidí ser guerrera de mis experiencias y no víctimas de mis fracasos, si me caigo me levanto. A todos no pasa, y cuesta entenderlo, porque duele, es ahí que radica la verdadera madurez de ver que aunque las cosas no salieron como pensábamos, nos reinventamos y vemos a largo plazo que todo fue para bien, asegura..

Durante la conversación, sostenida en el salón Ricart, de la Editora Listín Diario, dijo varias veces que al final, la crianza que te dan es lo que impacta. Es su consigna, producto de la realidad de vida a la que se enfrenta todos los días, ya sea cara acara en los barrios donde trabaja con los jóvenes en busca de  un mejor futuros para ellos, como en el entorno social y familiar que converge.

Los retos de cualquier joven que quiere emprender son los siguientes: ''Vivimos en una sociedad de consumo que despierta en  los jóvenes el deseo de emprender, pero no todos tienen la actitud, y por esto sus sueños no terminan como lo imaginaron. Asimismo, otros dependen de sus padres para concretarlos, por tal razón,  en este proceso es vital trabajar la sensibilidad de ellos, que a veces, por miedo al fracaso de los hijos, no los apoyan. El Estado no le facilita la ayuda necesaria y, lo más triste, es que hay personas impartiendo clases de emprender, cuando no tienen una experiencia de primera manos; esto lo hace muy ardua por idílica que aparezca.

Pido más apertura de políticas públicas y privadas para que los jóvenes puedan emprender y puedan ver su sueño hecho realidad.

En cuanto a su labor en la Fundación Unidas por la Vida, en donde  Ortiz trabaja de la mano con la presidenta de la entidad, Gina Almonte, lo ve como un reto cargado de amor hacia mujeres igual que ella, que tuvieron otra realidad de vida, que las ha llevado por múltiples razones a quedar atrapada en una relación de violencia de la cual se les hace difícil salir.

Con esta acción, Michelle Ortiz pone en práctica sus valores cristianos y la frase heredada de su abuelo  ''hay más gracia en dar que recibir'', porque cada vez que puedes cambiar la vida de una persona, de esa misma forma, se les multiplican las bendiciones.

Ambas mujeres piden a los políticos y empresarios que las vallas promocionales, luego de terminada la campaña política o cualquier promoción, les sean donadas para utilizarlas en la confección de carteras.

Según las damas, luego de las carteras estar confeccionadas se venderán y así obtienen recursos para las mujeres víctimas de violencia. También es una forma de integrar a la sociedad y motivarlos a trabajar por un bien social, principalmente ponen un granito de arena para que estas mujeres puedan insertarse en el mercado laboral y emprender. Es una de las formas más sana para que se empoderen un poco más y puedan salir de la violencia, porque está demostrado que el factor económico incide mucho en la permanencia en una relación de violencia.

"Muchas personas creen que las cosas son fáciles para mí, por el hecho de ser la hija  de una mujer como Maritza López, la primera en formar un partido político y ocupar posiciones reservadas para hombres y de un empresario y líder como lo es su padre, pero es todo lo contrario. Es un reto doble porque llegas con enemigos naturales  y es más difícil que la sociedad te respete, pero hasta ahora he sabido jugar mi roles", dice.

''Cuando comencé a incursionar en la política mi mamá me dijo que estaba loca, luego cuando algunas cosas no salieron bien me dijo que dejara eso,  ahora cuando no pude lograr la meta, me dijo que tenía que soltar, y le dijo que habían personas que abrazaron mi causa y por esos tengo que ser su voz aunque no esté en el congreso como Diputada, por el Partido que ella formó Acción Liberal. Ahora ella es fans número uno'', dice.

''Yo decidí  ser guerrera de mis experiencias y no víctima de mis fracasos, si me caigo me levanto.  A todos no pasa, y cuesta entenderlo, porque duele, es ahí que radica la verdadera madurez de ver que aunque las cosas no salieron como pensábamos, nos reinventamos y vemos a largo plazo que todo fue para bien", asegura.