Listin Diario Logo
04 de agosto 2020, actualizado a las 12:40 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Sociales viernes, 10 de enero de 2020

Crónica Ligera

¡Ponerle nombre a tu año y lo será tuyo!

Ana Mercy Otáñez
[email protected]

Hace mucho tiempo que he desarrollado una relación directa y muy personal con cada año. Les pongo nombres o defino en palabras las acciones que quiero desarrollar durante los próximo 366 días. Elijo palabras o frases que se convierten en mi enfoque. No ando con cursilerías o términos bonitos que agraden la vista de quienes me leen. ¡No! Son palabras con significados que están alineadas con mi ser, con mi hacer y con mi crecimiento personal y profesional.  Esta acción anual me ha servido en soporte en mis textos, en mis planes, en mis metas y las utilizo constantemente en mis “hashtag” en las redes sociales. Las escojo con tiempo, sin prisa, no es una carrera, es un acto que amerita consciencia y que nos  enmarca dentro de nuestro propósito de vida y en las metas trazadas que aspiramos a lograr en los próximos doce meses.

 

¡Mis palabras!

Llevo varios años eligiendo más de una, y puedo confesarles que cada palabra seleccionada ha sido un ente de potencia que se convierte en musa que estimula mis sentidos y me conduce por el trayecto que me lleva directo a las vías que debo transitar para alcanzar cada uno de mis sueños. Esta es una propuesta ajena de Chris Brogan, quien resalta que al elegir tres términos, “La idea es que formen un triángulo en el que cada una se alimente de las otras y viceversa, al tiempo que sigan teniendo sentido por separado”. Mi elección para este año 2020 es: Inspirar + Impulsar + Abrazar.

 

¿Porqué esas?

Este año tengo sueños muy claros y definidos, que no pretendo dejar en el aire. Quiero alcanzar mi mayor potencial, razón que me obliga a idealizar mis acciones, para que vayan más allá de planes hipotéticos. Si una enseñanza puedo compartir con ustedes es que cuando vivimos nuestros sueños, nadie tiene que alentarnos a hacerlo, la motivación nace sola. Así que este año al inspirar, busco despertar los ánimos dormidos, sin importar los motivos. Al impulsar, ayudaré a quienes así lo desean a ponerse en movimiento con el único fin de satisfacer su alma y al abrazar, lo haré convencida que un abrazo puede salvar una vida y que Dios me ha dado la misión de abrazar una causa con el firme compromiso de ayudar a otras mujeres.

 

¡No se apresure!

No imite. Comience desde cero si usted no tiene esta costumbre. Arrancar no tiene edad, ni fecha, (Puede hacer esto el día de su cumpleaños) y no pasa nada. Es un ejercicio poderoso que con la práctica le encontramos sentido y que se desarrolla poco a poco. Concéntrense y bajo meditación defina lo que quiere hacer y deje que las palabras lo elijan a usted, no usted a ellas, nada más beneficioso que una elección consciente y adaptada a sus intereses para que éstas se convierta en su ccómplice para alcanzar sus objetivos.  Me atrevo a confesarles que mi actitud frente a la vida cambió cuando aprendí esta técnica, porque de ahí conocí la importancia de ir positivamente por la vida. Hoy,  mis logros y mis fracasos de cada período están marcados por la escogencia de mis palabras o de mis frases. Al escoger: Inspirar + Impulsar + Abrazar, combiné las necesidades de mi  alma, corazón y cuerpo con mis sueños.

¡Con el favor de Dios nos leemos la próxima semana!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Más en Las Sociales