Listin Diario Logo
03 de agosto 2020, actualizado a las 12:43 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Sociales viernes, 06 de diciembre de 2019

Unión

Valores cristianos: La base de una familia ideal

  • Valores cristianos: La base de una familia ideal
  • Valores cristianos: La base de una familia ideal
  • Valores cristianos: La base de una familia ideal
Rosmery Mèndez Vargas
rosmery.mendez@listindiario.com

Obras de teatro improvisadas o cuentos realizados por dos niños con una gran imaginación son solo algunas de las actividades que como familia José Alberto Ortiz y Priscilla Guerrero acostumbran a hacer con sus hijos como parte de la dinámica familiar.

Compartir los mismos ideales fue lo que los unió, ya que en medio de una lucha en contra de la despenalización del aborto y el respeto al derecho a la vida se conocieron “Combatir en este esfuerzo es emocionalmente desgastante, pero gratifica el saber que estamos luchando por las convicciones morales que formaron nuestra civilización y que somos los continuadores de una guerra cultural que trasciende la historia”. Comenta José.

Su familia, está sustentada en principios cristianos, y con esos valores están educando a Renata y Jaime Alberto que aunque apenas tienen 4 y 3 años respectivamente ya van aprendiendo de sus padres sobre la fe. “Por la Biblia, aprendí que la familia es lo más importante y bajo esta enseñanza, trato de vivir cada día, como en cosas tan sencillas como estar presente para la hora de dormir, poder orar con ellos, leer la Biblia con ellos, acostarlos y cenar con Priscilla, aunque después vuelva a trabajar”.

Los niños pasan la mayor parte de tiempo con su madre que es psicóloga de profesión pero se dedica a cuidar de los pequeños, aunque  José Alberto tiene días ocupados en su firma de abogados, Ortiz Guerrero Estudio Jurídico, siempre está presente en la vida de su familia y compensa con tiempo de calidad esos ratos fuera del hogar.

“Los días de más intensidad, mi esposa  acuesta a los niños un poco más tarde para que me esperen despiertos, poder pasar tiempo con ellos y luego trabajar en los casos de mi oficina hasta la madrugada, ya que nuestra fuente de ingreso es el ejercicio de nuestra profesión de abogado” asegura.

Para José Alberto y Priscilla estar presente y demostrarle a sus hijos que los aman es muy importante “Soy un padre involucrado en la vida de mis hijos, porque eso fue lo que aprendí del mío, Priscilla tiene un legado en su madre y en su abuela que ella trata de seguir como esposa y como madre. Contrario a nuestros padres, Dios nos dio la oportunidad de formar una familia cristiana desde el inicio y por encima de los ejemplos de nuestros padres, aplicamos las enseñanzas del Padre Perfecto, que es Dios, aunque siempre nos quedemos cortos”.

Las responsabilidades del hogar  recae sobre ambos, “cada uno está a cargo de áreas específicas de la vida de familia y del hogar, nuestros recursos son comunes y cada quien los administra como entiende es lo mejor para el hogar y la familia. A la hora de tomar las decisiones, somos muy comunicativos y nos gusta llegar a acuerdos para adoptar una decisión conjunta, ya que compartimos la misma visión y las mismas metas”.

La biblia ha sido su guía para seguir con firmeza por el camino correcto, “Dios nos ha dejado en la Biblia un manual de instrucciones que nos enseña a aplicar Sus verdades a la vida diaria”.

Como pareja también comparten tiempo solos.  “Lo que más disfrutamos es el tiempo juntos. Nos encanta como parejas ver maratones de series en Netflix, salir con amigos a cenar, ahora abrió un restaurant en la Zona Colonial l que nos encanta y reunirnos en casas a cantar karaoke”

Al preguntarle cual sería el mensaje para las familias José Alberto asegura que lo más importante es buscar de Dios. “Busquen el Reino de Dios y Su justicia, como enseñó Jesús, que todo lo demás vendrá por añadidura. Nuestra civilización fue fundada sobre valores innegociables como el respeto a la vida humana y al matrimonio entre un hombre y una mujer y el sagrado derecho de los padres a que nadie intervenga en la crianza de sus hijos”. Concluye.