Listin Diario Logo
21 de octubre 2019, actualizado a las 06:36 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Sociales lunes, 13 de mayo de 2019

DE CERCA

Tom Kelly y la confianza creativa

  • Tom Kelly y la confianza creativa
Celeste Pérez
celeste.perez@listindiario.com

Yo, como muchos de ustedes, pensaba que la creatividad era un don exclusivo de unos pocos elegidos. Un atributo propio de escultores, artistas, bailarines o músicos. Hasta que escuché a Tom Kelley que recientemente estuvo en el país para ofrecer su conferencia Navegando en el Tsunami, un interesante encuentro en que mediante relatos de episodios de su exitosa carrera como diseñador, ofrece maneras de construir la confianza necesaria para poder crear.

Evolución vs revolución
La conferencia cambió mi perspectiva de cómo veo el contexto laboral, y llegué a la conclusión de que, aunque muchas empresas piden más creatividad a sus colaboradores, en realidad lo que necesitan es más confianza: impulsar en su gente la seguridad para que actúen. La confianza creativa es desarrollar la capacidad de que surjan ideas frescas, que no necesariamente tienen que ser nuevas, podemos agregar valor a una idea existente y potencializarla, sin copiarla.

La creatividad humana es un proceso natural, pero debemos tener el coraje para hacer que esa idea viva y crezca. Hoy, que los recursos económicos son cada vez más limitados, la creatividad se convierte en un valor agregado.

El arte del diseño
Tom Kelly motiva a que pensemos como diseñadores y cita algunas características que me han encantado: Tener empatía con la gente; desarrollar la capacidad de contar historias agradables; inyectar una dosis de humanidad a todo lo que hagamos; y ser mitad estudiante, mitad profesor, porque efectivamente, en una empresa los aportes de cada miembro del equipo enriquecen el proyecto.

Humildad
El especialista recalcó que “el primer paso para ser más creativo es simplemente entender que no sabemos todas las respuestas. Cuando tenemos la humildad de reconocer que no lo sabemos todo, empezaremos a construir una organización apalancada en el aprendizaje”.

Una actitud de sabiduría
Algo con lo que me quedo, es que tener una actitud de sabiduría significa mantener un equilibro sano entre la confianza de tu propio conocimiento y la suficiente duda para renovar tus ideas. El mundo está cambiando continuamente por lo que si nos aferramos a viejos conocimientos, podemos caer en el riesgo de tomar decisiones basadas en información desactualizada. Lo ideal es estar siempre sedientos de nuevos conocimientos. Ya empecé mi lista de todas las cosas que quiero aprender. Te animo a hacer la tuya.

¡Hasta el lunes!