Listin Diario Logo
26 de agosto 2019, actualizado a las 01:53 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Sociales miércoles, 08 de mayo de 2019

MOMENTOS

La Feria Internacional del Libro

  • La Feria Internacional del Libro
Fanny Santana
santanafanny@gmail.com

Aunque muchas personas objetaron que la Ciudad Colonial no era el lugar indicado para el montaje de la Feria Internacional del Libro, soy de las que le gustó su realización en ese lugar, debido a su belleza y su alto contenido de cultura. Fue una seducción caminar por esas calles, donde se guarda tanta historia en una semana conjugada con los libros y otras manifestaciones del arte. Mis padres siempre nos decían a mis hermanos y a mí que, leer era abrir la mente a un horizonte más grande y que palpar los lugares donde se desarrolló el inicio del nuevo mundo era aprender quienes somos como pueblo. Ver familias enteras visitar nuestros monumentos, adentrándose, enseñando a sus hijos, fue realmente reconfortante. El Museo de Cera Juan Pablo Duarte, escenario creado por la Fundación Luces y Sombras, fue uno de los más visitados, al igual que la remodelada parroquia Santa Bárbara de los hombres de la Mar. Me imagino que a Juan Gilberto Núñez, creador y restaurador respectivamente de los monumentos, la felicidad le sale por los poros.

Café bohemio
La escritora y periodista Marivell Contreras se atrincheró como anfitriona en el Museo de las Casas Reales, donde se respira tanta leyenda. Por un momento esos muros fueron cómplices de esta aventura, de convertirlo en un café bohemio. Fue uno de los puntos luminosos de la Feria Internacional del Libro, por la oferta que brindaron. Una propuesta que incluyó un interesante encuentro con la editora de la revista En Sociedad, Maribel Lazala, quien conversó con el público sobre “Lo que he firmado”, un interesante libro que recoge sus apreciables columnas de motivación cristiana y de alta sensibilidad humana. También estuvo presente Lidia Martínez de Macarrulla, quien compartió anécdotas e impresiones sobre su libro para jóvenes, con el Cacique Enriquillo como personaje central, quien hizo un interesante “performance”, con percusión, en vivo y con danzarines vestidos de indios Taínos y su promesa de encontrar los restos del defensor de su raza. A eso hay que agregarle los invitados internacionales de lujo que trajo el Ministerio de Cultura, incluyendo a William Ospina, que a mí me encanta.

Ministerio de Cultura
A pesar de que hay que seguir afinando detalles, para que la instalación quede a la altura de como merecen los visitantes, hay que felicitar a las autoridades del Ministerio de Cultura, en la persona de Eduardo Selman. Ojalá que el experimento en la Ciudad Colonial continúe, es fantástica la idea. Trabajando en equipo, poniendo todo el esfuerzo y la creatividad, de seguro que la idea madurará para hacer una floreciente y organizada Feria del Libro. Les dejo mi ternura.