Más de 14 años de cárcel para una ex primera dama de Honduras por corrupción

EFE
Honduras

La ex primera dama de Honduras Rosa Elena Bonilla, esposa del expresidente Porfirio Lobo (2010-2014), fue condenada este miércoles a 14 años, un mes y 5 días de cárcel por delitos de corrupción, 6 meses después de que fuera declarada culpable en la repetición del juicio.

Bonilla fue sentenciada "por unanimidad de votos" a 7 años, 10 meses y 15 días de prisión por fraude continuado y a 6 años, 2 meses y 20 días por apropiación indebida a título de autora, para un total "de 14 años, un mes y 5 días de reclusión", dijo a los periodistas el portavoz de la Corte Suprema de Justicia, Carlos Silva.

La ex primera dama también deberá pagar una multa "por el doble de la cantidad del valor de lo defraudado que asciende a 13.812.848 lempiras (56.105 dólares), más inhabilitación absoluta por el doble del tiempo de la pena de prisión", señala la resolución del Tribunal de Sentencia de Tegucigalpa.

El tribunal también dictó a Bonilla "la inhabilitación de subvenciones, ayudas públicas, contratación con el sector público, gozar beneficios, incentivos fiscales o de la seguridad social por el doble de la pena de prisión".

 Su exsecretario privado Saúl Escobar también fue condenado este miércoles a  7 años, 10 meses y 15 días de prisión por un delito de fraude continuado a título de coautor en perjuicio de la Administración Pública, señaló el Poder Judicial.

Escobar tendrá que pagar una multa por 56.105 dólares y fue inhabilitado de manera absoluta para ocupar un cargo o empleo en el sector público por el doble del tiempo que dure la pena de prisión, indicó el tribunal.

EX PRIMERA DAMA NO ACUDIÓ A LECTURA DE SENTENCIA

El Tribunal de Sentencia declaró el desistimiento parcial a favor de Bonilla por el delito de apropiación indebida en perjuicio de la Administración pública sobre la cantidad consignada a través de un cheque por más de 4,8 millones de lempiras (195.832 dólares).

La ex primera dama no acudió a los tribunales, ni su esposo, que estuvo en las últimas audiencias en marzo pasado, en la que Bonilla fue condenada en el nuevo juicio como "coautora de un delito de fraude continuado en perjuicio de la administración pública y como coautora de un delito de apropiación indebida continuada en perjuicio del patrimonio".

En marzo de 2020, el Supremo hondureño ordenó repetir el juicio a Bonilla, así como el de su ex secretario, tras declarar ha lugar dos recursos presentados por la defensa de los acusados, por lo que la ex primera dama fue liberada el 23 de julio de ese año.

El primer juicio a la ex primera dama y su ex secretario se celebró en febrero de 2019, y en septiembre de ese año fueron condenados a 58 y 48 años de cárcel, respectivamente, de los que por ley no pueden cumplir más de 30, después de que el Tribunal de Sentencia los declarara culpables por apropiación indebida y fraude.

Bonilla fue detenida el 28 de febrero de 2018 después de una investigación del Ministerio Público coordinada con la otrora Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH), que dependía de la Organización de Estados Americanos (OEA).

En julio y agosto, la defensa de la ex primera dama solicitó al tribunal la posibilidad de cambiar la detención en una cárcel por el arresto domiciliario luego de que Bonilla sufrió un ataque de nervios que la mantuvo por más de una semana en una clínica privada tras el asesinato de uno de sus hijos.