Listin Diario Logo
29 de noviembre 2022, actualizado a las 08:21 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Mundiales miércoles, 24 de agosto de 2022

Diez años de cárcel para el asesino de los perros rescatistas Athos y Tango

Una jueza dictó diez años y seis meses de prisión al responsable de haber envenenado a los perros rescatistas el 13 de junio de 2021

  • Diez años de cárcel para el asesino de los perros rescatistas Athos y Tango

     Athos y Tango. 

EFE
Ciudad de México, México

Un hombre fue condenado a más de diez años de cárcel el pasado martes en el céntrico estado mexicano de Querétaro por el asesinato de Athos y Tango, los perros de rescate y asistencia emocional que formaban parte de los cuerpos de emergencia de la Cruz Roja Mexicana, y por el que se llegó a juicio penal sobre maltrato animal por primera vez en la historia del país.

Una jueza dictó diez años y seis meses de prisión al responsable de haber envenenado a los perros rescatistas el 13 de junio de 2021 tras haberle proporcionado salchichas envenenadas y causarle la muerte a los dos animales. 

Balam, hijo de Athos, sufrió también una grave afectación por la comida adulterada.

Son tres los delitos por los que se le encontró culpable a Benjamín “N”: delito contra animales agravado -uno por la muerte de Athos y otro por la muerte de Tango, así como la agresión contra Balam- por las lesiones provocadas; y crueldad animal por el veneno utilizado.

Por esto, además de cárcel, Benjamín “N” tendrá que pagar 2,3 millones de pesos (poco más de 115.000 dólares) para la reparación del daño, aunado a una multa que asciende a 115.000 pesos (alrededor de 5.700 dólares).

“Logramos una sentencia con pena privativa de libertad de diez años y seis meses y una reparación del daño ejemplar, acorde al valor que tenían los perritos, la capacitación y todos los cuidados que contaban y que le fueron proporcionados por su manejado”, declaró a medios la abogada Mónica Huerta, asesora jurídica de Edgar Martínez, entrenador y dueño de Athos y Tango.

Considerando el criterio que la jueza contempló para la determinación de la sanción, se le otorgó al imputado la pena máxima contemplada dentro del concurso de delitos, aunque esto no significa que el responsable vaya a pisar de inmediato la cárcel, pues el próximo 30 de agosto tendrá que presentarse nuevamente en sesión en los juzgados, donde se leerá la sentencia.

“Una vez que sea leída la sentencia, el 30 de agosto, tiene 10 días hábiles para apelar (…) Tendría que agotar sus recursos, la ley le concede ciertos recursos, como la apelación y posterior.Si no le es favorable el fallo de esa apelación, vendría un amparo directo”, agregó Huerta.

La abogada detalló que la jueza consideró que el grado de afectación por la pérdida de ambos perros fue alta, pues no sólo se dañó al manejador de los canes, sino también a la sociedad, por la labor que realizaban, por lo que consideró que se trata de una pérdida irreparable que “ni la pena ni la cantidad económica son suficientes para reparar el daño en este caso en concreto”.

Esta sanción, abundó, deja en evidencia que en Querétaro y en México ya no se habla de la pérdida de una mascota como un objeto, sino como un ser vivo que representa un daño irreparable y una pérdida para una familia.

Emmanuel Tovar Amador, médico veterinario a cargo de los perros entrenados por Edgar Martínez, consideró que el hecho de que se haya llegado a una instancia de juicio sienta un precedente para la justicia de los animales en México.

“Hoy se tiene una pena; sin embargo, lo más importante es que, a través de esta pena, podamos evitar, trabajar y de lo que se trata esto es de que no exista el maltrato animal”, consideró.