Una agresión con heces en metro de Nueva York reaviva polémica por seguridad

  • Foto: AP  

EFE
Nueva York

La puesta en libertad de un individuo que supuestamente restregó heces en la cara de una mujer en el metro de Nueva York ha vuelto a avivar los ánimos de quienes defienden un endurecimiento del sistema judicial en el estado, entre ellos el alcalde de la metrópolis, Eric Adams.

"Este individuo no debería estar en las calles de Nueva York y su liberación muestra el alcance de los cambios que debemos hacer para mantener seguros a los neoyorquinos", escribió Adams en un comunicado difundido este jueves.

El aumento de la violencia armada en Nueva York -que también se registra en el resto del país- y el de las agresiones en el metro se ha convertido en una de las principales preocupaciones de los neoyorquinos, malestar que Adams adoptó como el principal lema de la campaña electoral que el año pasado lo aupó al gobierno de la ciudad.

En la nota de este jueves, el regidor también pidió cambios, por un lado, "para prevenir este tipo de ataques a través de la intervención y el apoyo" y, por otro lado, para que "cuando suceden, mantener fuera de la calle a las personas que son claramente un peligro para los demás".

El pasado 21 de febrero, un hombre identificado como Frank Abrokwa, de 37 años, restregó con heces la cara, la cabeza, los hombros y la espalda de una mujer en una estación del metro en el distrito neoyorquino de El Bronx, por lo que fue detenido el pasado lunes.

El agresor, cuyo ataque fue grabado por una cámara de la estación, fue puesto en libertad y detenido nuevamente tras ser identificado como el protagonista de una agresión antisemita de hace varios meses contra una mujer de 46 años a la que insultó y escupió en el distrito de Brooklyn.

Según el diario New York Post, antes de ser liberado, Abrokwa aseguró riéndose que "la vida es una mierda" y que se encontraba en una "situación de mierda".

Abrowka ha sido acusado entre otras cosas de asalto, amenazas, acoso, alteración del orden público y agresión racista.

Asimismo, citando fuentes de seguridad, varios medios locales apuntan a que el sospechoso ha sido detenido en 44 ocasiones desde 1999.

Para el alcalde de la ciudad, lo ocurrido muestra "el fracaso del sistema de salud mental, de vivienda y apoyo", así como del sistema legal, "que permiten que alguien con un historial de violencia que representa una clara amenaza para la seguridad pública simplemente salga del tribunal".

Desde su llegada a la alcaldía, Adams, del Partido Demócrata, ha defendido una línea más dura para afrontar el crimen, frente al ala más progresista de su mismo partido, que propone invertir más en programas comunitarios de prevención pero en detrimento de los cuerpos de seguridad y del endurecimiento de la legislación.