Primer ministro peruano dice que “no confrontará con la oposición”

AP
Lima, Perú

El nuevo primer ministro peruano Aníbal Torres declaró el miércoles que su equipo de ministros “no confrontará con la oposición”, en medio de una crisis política en el gobierno del presidente Pedro Castillo por haber tenido que reorganizar su gabinete cuatro veces en seis meses.

“Nos provocarán, pero allí quedará porque nosotros no responderemos”, dijo Torres en una conferencia de prensa, y añadió que en los próximos 30 días se presentarán ante el Parlamento con el fin de buscar los votos de respaldo necesarios para continuar en sus cargos, como lo establece la ley.

Antes de asumir su nuevo puesto de presidente del Consejo de Ministros, Torres fue ministro de Justicia durante los últimos seis meses. Se ha mostrado partidario de enviar a una cárcel común al expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), condenado a 25 años de prisión y actualmente recluido en una cárcel especial construida para él. Es el padre de la excandidata presidencial Keiko Fujimori, una de las principales opositoras al gobierno.

El centrista Partido Morado dijo más temprano que no respaldará al nuevo gabinete porque Castillo persiste en “el error de designar a personas no idóneas, sin considerar la meritocracia, para dirigir los destinos del país”.

Las críticas se concentraron en el nuevo ministro de Salud, Hernán Condori, designado en medio de una tercera ola de contagios de COVID-19. Condori promocionó en redes sociales un tipo de agua medicinal no avalada por la ciencia que supuestamente retrasa el envejecimiento.

Castillo nombró a Condori en reemplazo de Hernando Cevallos, quien encabezó el Ministerio de Salud en los últimos seis meses e impulsó la vacunación contra el virus.

Castillo no ha explicado las razones del cambio en ese ministerio. Condori, un médico de la Amazonía, es miembro del partido Perú Libre, grupo con el que el mandatario llegó al poder.

Condori recomendó en sus redes sociales el consumo de “agua arracimada”, que supuestamente retrasa el envejecimiento e hidrata las células. Se vende en el país en frascos de 118 mililitros a un precio de hasta 68 dólares. El producto no está avalado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos.

Elmer Huerta, un médico peruano especializado en salud pública, dijo en su cuenta de Twitter que el “agua arracimada” tiene “las afirmaciones más ridículas, escandalosas, sin respaldo científico o exageradas sobre el envejecimiento”.

En una conferencia de prensa se le preguntó a Condori sobre las bondades de dicha agua, pero no ofreció ninguna evidencia científica para respaldarlas.

Castillo asumió el puesto el 28 de julio de 2021.