Argentina: cortes de luz en medio de histórica ola de calor

En las redes sociales ciudadanos de distintos barrios se quejaron.

  • Un hombre toma el sol en un banco de un parque en los Bosques de Palermo en Buenos Aires, Argentina, en medio de una ola de calor la madrugada del viernes 14 de enero de 2022. Decenas de miles de usuarios sufren cortes de luz en Buenos Aires y sus alrededores en lo que se prevé que sea la jornada más calurosa en décadas. (AP Foto/Mario De Fina)

AP
Buenos Aires, Argentina

Miles de usuarios sufrían el viernes cortes de luz en Buenos Aires y sus alrededores en la jornada más calurosa de los últimos 65 años y tres días después de que un gran apagón dejó a oscuras y sin aire acondicionado a 700.000 usuarios.

Unos 79.400 usuarios de barrios de la capital y municipios cercanos donde operan las concesionarias Edenor y Edesur estaban sin suministro a las 17 horas (2000 GMT), cuando la temperatura trepaba a los 40 grados centígrados, informó el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) en su página web.

Una hora antes el termómetro había alcanzado los 41,5 grados, la temperatura más alta desde 1957, cuando alcanzó los 43,3 grados.

Pero medios de prensa dieron cuenta de un mayor número de perjudicados por la falla de la cual las empresas no han suministrado detalles.

En las redes sociales ciudadanos de distintos barrios se quejaron a primera hora del día por no tener energía. En ese momento el ENRE informó que los usuarios afectados -casas de familia, comercios o empresas- ascendían a unos 10.000.

El martes, cuando el calor apretaba y se registraba un récord de consumo de 27.234 megavatios (MW), un corte de luz afectó a más de 700.000 usuarios. Edenor informó que el apagón se debió a la salida de servicio una línea de alta tensión debido a un incendio ocurrido en una vivienda en un municipio de las afueras de Buenos Aires que terminó generando inconvenientes en “máquinas generadoras” de una central. A medida que pasaron las horas el servicio se fue restituyendo en varias zonas.

El ENRE ha pedido a la empresa más información al respecto al no quedar conforme con su explicación.

El gobierno pidió el jueves a las industrias que redujeran su producción y dispuso que los empleados públicos trabajaran desde sus casas ese día y el viernes para reducir el consumo eléctrico. El Ejecutivo argumentó que el incremento de la demanda energética obedecía a la “reactivación económica” y a las altas temperaturas registradas en el verano austral “por directa incidencia del fenómeno de La Niña, el cual afecta a gran parte de Sur de América”.

La demanda eléctrica nacional ha superado varias veces en los últimos días los 27.000 megavatios.

Los cortes de luz son recurrentes en Argentina cuando el consumo eléctrico se dispara a causa de las altas temperaturas. Las concesionarias son cuestionadas por no realizar las inversiones necesarias, pero las empresas alegan que la falta de actualización de las tarifas por decisión del gobierno en un contexto inflacionario les impide invertir para garantizar un adecuado suministro.