Listin Diario Logo
15 de octubre 2021, actualizado a las 06:46 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Mundiales jueves, 14 de octubre de 2021

Un homenaje a Henrietta Lacks

  • Un homenaje a Henrietta Lacks

    El cuerpo de Henrietta Lacks fue usado inapropiadamente por la ciencia. AP

Ginebra

El jefe de la Or­ganización Mundial de Salud homenajeó el miér­coles a la difunta Hen­rietta Lacks, una mujer negra estadounidense cu­yas células de cáncer fue­ron tomadas sin su cono­cimiento en la década de 1950 y sentaron las bases de numerosos logros cien­tíficos, incluyendo estu­dios sobre el coronavirus.

El reconocimiento de parte del director general de la OMS Tedros Adha­nom Ghebreyesus se pro­duce más de una década después de la publicación de “The Immortal Life of Henrietta Lacks”, el libro de Rebecca Skloot sobre la discriminación sufrida por los afroestadouniden­ses en la atención médi­ca, las innovaciones que salvaron vidas gracias a las células de Lacks y la batalla legal de su familia por su uso no autorizado.

“Lo que le sucedió a Henrietta estuvo mal”, di­jo Tedros durante una ce­remonia especial en la se­de de la OMS en Ginebra antes de entregar el Pre­mio del Director General a su hijo Lawrence Lacks, de 87 años, en presencia de muchos otros de los descen­dientes de Henrietta.

Lacks falleció de cáncer en el cérvix el 4 de octubre de 1951, a los 31 años. El tejido que fue tomado de ella en el Hospital Johns Hopkins en Baltimore pro­veyó las primeras células humanas en ser clonadas exitosamente. Reproduci­das infinitamente desde en­tonces, las células HeLa se han vuelto una piedra an­gular en la medicina mo­derna, incluyendo en el de­sarrollo de la vacuna para la polio, mapeo genético e in­cluso vacunas para el CO­VID-19.

Tedros apuntó que Lacks vivía en un tiempo en el que la discriminación racial era legal en Estados Unidos y agregó que aún persiste, aunque ya no es legal, en la mayoría de los países.

“Henrietta Lacks fue ex­plotada. Ella es una de mu­chas mujeres de color cu­yos cuerpos fueron usados inapropiadamente por la ciencia”, dijo. “Ella confió en el sistema de salud para recibir tratamiento.