CASA BLANCA

Biden protegerá embajada en Haití, pero no enviará tropas

  • La canciller alemana Angela Merkel y el presidente Joe Biden, en conferencia de prensa en la Casa Blanca ayer, en Washington AP

Agencias
Washington, EE.UU.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, aseguró  ayer jueves que el envío a Haití de tropas estadounidenses tras el magnicidio de Jovenel Moise es algo que su Gobierno no se plantea por ahora.

“La idea de enviar fuerzas estadounidenses a Haití no está en la agenda en este momento”, aseguró Biden en una rueda de prensa junto a la canciller alemana, Angela Merkel.

El mandatario puntualizó que EE.UU. ha enviado infantes de marina pero tan solo para que aseguren la embajada estadounidense en Puerto Príncipe.

El Gobierno interino de Haití ha solicitado a EE.UU. asistencia militar para estabilizar a un país sumido en una crisis múltiple, pero Washington, que sí ha enviado agentes del FBI para ayudar en la investigación sobre el magnicidio, se ha mostrado cauto respecto al despliegue de soldados.

Sin embargo, al no haber cerrado del todo la puerta, esa posibilidad lleva días sobrevolando la Casa Blanca.

Por ejemplo, un alto funcionario del Gobierno de Biden aseguró ayer que se trata de una posibilidad que “no está descartada” por ahora. “No tenemos una solicitud de los haitianos de (enviar) un número específico de militares, pero tenemos otras peticiones. Estamos evaluando todo lo que podemos hacer que contribuya a la investigación”, indicó. El funcionario añadió que su objetivo es “ampliar la capacidad de la Policía Nacional de Haití”.

Entrenamiento
El Pentágono reveló ayer  jueves que entrenó en el pasado a un “número pequeño” de los ciudadanos colombianos que han sido arrestados por su presunta participación en el asesinato este mes del presidente de Haití, Jovenel Moise.

Un portavoz del Pentágono dijo que han llegado a esa conclusión después de revisar las “bases de datos” sobre sus operaciones de formación, pero no precisó cuántos de los colombianos arrestados recibieron ese entrenamiento ni en qué consistió el mismo.

Sin líder preferido
En tanto, Estados Unidos aseguró ayer que no reconoce a ningún político en concreto como el “presidente o primer ministro legítimo” de Haití, y confió en que haya un “diálogo inclusivo” que permita formar pronto un Gobierno de coalición en el país.

Un alto funcionario estadounidense, que pidió el anonimato, se pronunció así una semana después de que el Departamento de Estado asegurara que consideraba a Claude Joseph como primer ministro de Haití, porque él ocupaba ese puesto antes del asesinato del presidente haitiano, Jovenel Moise.

“Hemos tenido mucho cuidado de no respaldar a nadie como el presidente o primer ministro legítimo del país”, dijo el funcionario en una conversación telefónica con un reducido grupo de medios, entre ellos Efe.

La fuente recordó que, dos días antes de su asesinato, Moise nombró como primer ministro al exministro Ariel Henry, pero este no llegó a ser investido en el cargo de forma oficial antes del magnicidio.

Tras la muerte de Moise, Estados Unidos necesitaba un “interlocutor” para poder “ofrecer su ayuda a la investigación” de lo ocurrido, y por eso el jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, y otros funcionarios se comunicaron con Joseph, que era el primer ministro antes del magnicidio.

“Una revisión de nuestras bases de datos de entrenamiento indica que un número pequeño de los individuos colombianos detenidos como parte de esta investigación participaron en entrenamientos militares y programas de educación de EE.UU. en el pasado”, afirmó a Efe el portavoz.

El entrenamiento se produjo mientras esos individuos eran “miembros activos de las Fuerzas Armadas de Colombia”, añadió en un correo electrónico el vocero, el teniente coronel Ken Hoffman.

SEPA MÁS

FBI.
Miembros del FBI, acompañados por agentes de la Policía Nacional de Haití, estuvieron ayer jueves en la residencia del asesinado presidente Jovenel Moise para recabar evidencias. Después de seis viajes transportando pruebas, el grupo de agentes del FBI salió de la vivienda.