Al menos 20 heridos en una multitudinaria manifestación contra el presidente de Paraguay

EUROPA PRESS
Madrid, España

Al menos 20 personas han resultado heridas este viernes en una manifestación contra el Gobierno de Paraguay en protesta por corrupción y por la gestión del sistema sanitario, con profesionales sanitarios que reclaman suministros para poder hacer frente a la pandemia de coronavirus.

La manifestación, en un principio pacífica, había sido convocada junto al Congreso Nacional para exigir la dimisión del presidente, Mario Abdo Benítez, por la gestión de la pandemia. Sin embargo, en torno a las 20.00 hora local, la Policía ha sido atacada con piedras y disparos de armas de fuego, según recoge el diario 'ABC color'.

La Policía Nacional de Paraguay ha intentado controlar los disturbios pero, según medios locales, la situación no ha podido ser controlada por las autoridades, aunque desde las organizaciones convocantes denuncian la presencia de infiltrados. La Policía, que ha disparado balas de goma y gases lacrimógenos, ha asegurado en un comunicado que doce agentes se encuentran heridos. Además hay ocho manifestantes más heridos, según el Hospital de Trauma.

Ante la gravedad de los disturbios, en un momento dado, los agentes han pedido una tregua a los manifestantes mostrando pañuelos blancos en las inmediaciones del Panteón de los Héroes de Asunción. Estos hechos han dejado comercios saqueados y un intento de quemar el Ministerio de Hacienda, según ha informado 'Hoy'.

Medios locales también han confirmado un fallecido en el hospital en relación con los altercados, pero según la jefa de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, Elena Andrada, la persona fallecida no guarda relación con la manifestación, recoge la televisión paraguay GEN.

REACCIONES

El ministro del Interior, Arnaldo Giuzzio, ha declarado a medios locales que el presidente Mario Abdo ha expresado su preocupación por los enfrentamientos y ha asegurado que la violencia ha sido provocada por un grupo que no formaba parte de los manifestantes.

Mientras, desde la oposición, la diputada Kattya González, del Partido Encuentro Nacional (PEN), ha condenado la represión policial contra los manifestantes y ha tachado de "vergonzoso" ver a algunos “pescadores de río revuelto” hablar de corrupción aprovechando las protestas.

“Repudiamos la represión policial porque la ciudadanía fue violentada, porque si había un grupo de infiltrados, personas violentas, ellos (los policías) debían controlar a ese grupo y no salir a reprimir a los manifestantes que se fueron con alegría en una fiesta cívica a ejercer su derecho”, ha declarado González a la emisora ABC. La diputada ha destacado el carácter pacífico de la protesta y señala a la Policía por no saber controlar a los "infiltrados" que "empañaron la fiesta cívica".

El Gobierno ha admitido recientemente que había escasez de medicamentos para tratar a pacientes de COVID-19 y que casi todas las camas de cuidados intensivos de los hospitales públicos estaban llenas. Ante esta situación, el ministro de Sanidad, Julio Mazzoleni, ha dimitido este viernes.

Paraguay se encuentra en máximos históricos de contagios, con más de 1.500 nuevos casos diarios y más de 300 pacientes ingresados en unidades de cuidados intensivos, por lo que el sistema sanitario se encuentra bajo una enorme presión. El país acumula 165.811 casos y 3.278 muertes desde el inicio de la pandemia.