Listin Diario Logo
05 de marzo 2021, actualizado a las 07:09 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Mundiales martes, 23 de febrero de 2021

Irán dará menos acceso a enviados Naciones Unidas

  • Irán dará menos acceso a enviados Naciones Unidas

    El argentino Rafael Mariano Grossi, director general del Organismo Internacional de Energía Atómica, acaba de regresar de Irán. AP

AP
Dubai, United Arab Emirates

Irán comenzará a restringir la capacidad de los inspectores nucleares de las Naciones Unidas para supervisar el programa nuclear de Teherán. Es parte de los esfuerzos de la República Islámica para presionar a las naciones europeas y a Estados Unidos para que proporcionen el alivio de sanciones que recibió bajo su acuerdo de 2015 con las potencias mundiales.

Los términos completos de las restricciones siguen sin estar claros. Pero cualquier límite en la capacidad de los inspectores para hacer un seguimiento del programa de Teherán plantea los riesgos que rodean lo que se ha convertido en uno de los temas más sensibles de Oriente Medio desde que el entonces presidente Donald Trump retiró unilateralmente a Estados Unidos del acuerdo en 2018.

Mientras tanto, un acuerdo provisional alcanzado este fin de semana entre Teherán y el Organismo Internacional de Energía Atómica que permita a los inspectores continuar su trabajo hasta por tres meses expirará en medio de la campaña para el próximo presidente de Irán. Eso añade incertidumbre para Occidente sobre a quién verá al otro lado de la mesa en cualquier negociación y lo que pueden esperar.

¿CÓMO ESTÁ LIMITANDO IRÁN A LOS INSPECTORES?

El parlamento de Irán aprobó un proyecto de ley en diciembre que obliga al gobierno a limitar su cooperación con el OIEA y llevar su programa nuclear más allá de los límites del acuerdo nuclear de 2015. Después de ser modificado por un guardián constitucional bajo el líder supremo Ayatolá Ali Jamenei, el proyecto de ley se convirtió en ley. Irán comenzó entonces a enriquecer uranio hasta un 20% de pureza, a un paso técnico de los niveles de grado armamentístico y a hilar centrifugadoras avanzadas, cosas ambas prohibidas por el acuerdo.

Irán amenazó entonces, citando el proyecto de ley, con retirarse de su "Protocolo Adicional" con el OIEA, un acuerdo confidencial que otorga a los inspectores de la ONU mayores poderes para visitar instalaciones y vigilar el programa de Irán. El Director General del OIEA, Rafael Grossi, viajó a Irán durante el fin de semana para negociar.

Grossi ofreció pocos detalles sobre cómo se limitaba el acceso a su regreso a Viena, aunque el ministro iraní de Relaciones Exteriores, Mohammad Javad Zarif, dijo que se bloquearía el acceso al OIEA a su red de cámaras de vigilancia en los sitios nucleares. La Organización de Energía Atómica de Irán, la agencia nuclear civil de Teherán, publicó un comunicado a primera hora del lunes en Farsi aclarando que mantendría las imágenes durante tres meses y luego las entregaría al OIEA si se le concediera un alivio de sanciones.

"De lo contrario, será eliminado para siempre", dijo la agencia.

Grossi dijo que el OIEA seguirá teniendo el mismo número de inspectores sobre el terreno. Sin embargo, bloquear el acceso a las cámaras del OIEA significa que la agencia no puede monitorear las acciones iraníes cuando esos inspectores no están físicamente en un sitio.

El nuevo acuerdo entre el OIEA e Irán también afecta la capacidad de los inspectores para llevar a cabo las llamadas inspecciones "rápidas" de los sitios nucleares, dijo Grossi. El director general sugirió que se seguirían permitiendo algún tipo de inspecciones de este tipo, aunque "no es lo mismo" que antes. No dio más detalles e Irán no ha explicado el cambio.

¿POR QUÉ IRÁN ESTÁ HACIENDO ESTO?

Después de enfrentar años de lo que la administración Trump describió como una campaña de máxima presión, Teherán ahora quiere aprovechar su propia presión sobre las naciones europeas y el presidente Joe Biden, quien ha dicho que está dispuesto a volver al acuerdo nuclear. Las sanciones a las que se enfrenta la bloquean de los mercados financieros internacionales y le impiden vender su crudo en el extranjero. Mientras tanto, la economía de Irán se ha desplomado a medida que la inflación sigue sin control y su moneda rial sufre. La pandemia de coronavirus sólo ha empeorado esos problemas.

Hasta ahora, las primeras semanas de gobierno de Biden lo han visto centrarse en gran medida en asuntos internos de Estados Unidos, al tiempo que ha señalado su disposición a redistribuir las tropas estadounidenses en el Medio Oriente en otros lugares para contrarrestar a China y Rusia. Restringir las inspecciones del OIEA, una piedra angular para garantizar que el programa nuclear iraní sea pacífico, proporciona a Irán una manera de captar la atención de Occidente.

¿QUÉ SIGNIFICA ESTO PARA LAS NEGOCIACIONES?

Irán insiste en que quiere volver al acuerdo nuclear de 2015 tal cual. Sin embargo, las disposiciones del acuerdo ya han comenzado a expirar, como una restricción a la capacidad de Irán para comprar armas desde el extranjero. Eso ha preocupado a los vecinos árabes del Golfo de Irán, que durante mucho tiempo han desconfiado de las intenciones regionales de la República Islámica.

Biden, aunque dijo que quiere volver al acuerdo si Irán cumple con sus términos, también se ha comprometido a contrarrestar lo que describió como "actividades desestabilizadoras" en la región.

El programa de misiles balísticos de Irán, su apoyo a las milicias regionales y otras preocupaciones no formaron parte del acuerdo nuclear de 2015. La administración Obama en ese momento dijo que esperaba que el acuerdo llevara a nuevos acuerdos con Irán. Trump citó su ausencia en parte como su decisión de retirarse del acuerdo. Tratar de llevar eso a negociaciones — o tratar de incluir a los países árabes del Golfo o al archirrival iraní Israel en esas conversaciones — podría descarrilarlos antes de que comiencen.

¿CUÁLES SON LOS RIESGOS?

Cuanto más largas prospongan las negociaciones, mayor será la probabilidad de que cambien los rostros del lado de Irán. Irán se enfrenta a unas elecciones presidenciales en junio y a un público desencantado con el presidente Hassan Rouhani y sus aliados que alcanzaron el acuerdo. Rouhani, un clérigo que es un moderado relativo en el gobierno teocrático de Irán, está limitado a postularse de nuevo. Si bien Jamenei tiene la última palabra sobre todos los asuntos de Estado, los elegidos en Irán sí afectan la política del país.

Sin éxito en la mesa de negociaciones, Irán podría prohibir a los inspectores del OIEA o retirarse del Tratado de No Proliferación Nuclear. Corea del Norte, que ahora tiene armas nucleares, es el único país que se retira del tratado. Irán ha insistido durante mucho tiempo en que su programa nuclear tiene fines pacíficos. Sin embargo, el ministro de inteligencia de Irán advirtió en febrero que Occidente podría empujarlo hacia la construcción de un arma nuclear.

Si Irán avanza hacia la búsqueda de un arma atómica, eso también podría invitar a una acción militar de Israel, que ha bombardeado dos veces las instalaciones nucleares de Oriente Medio en el pasado para impedir que Irak y Siria obtengan la bomba. Ya una instalación nuclear iraní sufrió un ataque de sabotaje y un científico fue acribillado en un asalto el año pasado, incidentes que Teherán culpó a Israel.