Listin Diario Logo
07 de abril 2021, actualizado a las 12:22 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Mundiales lunes, 15 de febrero de 2021

COVID muestra el amplio alcance de la desinformación china

  • COVID muestra el amplio alcance de la desinformación china

    Especialistas en ciencias biológicas en el Comando de Desarrollo e Investigación Médica del Ejército de EEUU, en Fort Detrick en Frederick, Maryland, el 19 de marzo de 2020.

    Foto: AP/ Andrew Harnik

AP
Bruselas

 Solo pasaron tres meses para que el rumor de que el COVID-19 fue diseñado como un arma biológica se extendiera desde los márgenes de la internet china y se arraigara en la mente de millones de personas.

Para marzo de 2020, la creencia de que el virus fue creado por humanos y posiblemente con fines bélicos estaba generalizada, según varias encuestas. El Pew Research Center descubrió, por ejemplo, que uno de cada tres estadounidenses creía que el coronavirus se había creado en un laboratorio.

Este caos fue, al menos en parte, fabricado.

Poderosas fuerzas, desde Beijing y Washington hasta Moscú y Teherán, han buscado controlar la narrativa sobre el origen del virus. Autoridades y medios aliados en los cuatro países funcionaron como súper difusores de desinformación, usando su estatura para sembrar dudas y amplificar conspiraciones que ya estaban en circulación, de acuerdo con una investigación de The Associated Press de nueve meses realizada en colaboración con el Atlantic Council’s Digital Forensic Research Lab. El análisis se basó en la revisión de millones de publicaciones y artículos en redes sociales como Twitter, Facebook, VK, Weibo, WeChat, YouTube, Telegram y otras plataformas.

A medida que la pandemia se expandía por el mundo, China tomó la iniciativa en la difusión de desinformación extranjera sobre los orígenes del COVID-19.

Beijing estaba reaccionando a semanas de retórica proveniente de Estados Unidos, incluso del entonces presidente Donald Trump, quien hablaba del “virus chino”.

El día después de que la Organización Mundial de la Salud designara el brote de COVID-19 como una pandemia, Zhao Lijian, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, publicó una serie de tuits que lanzaron lo que podría ser el primer experimento digital verdaderamente global del partido con desinformación abierta.

Los diplomáticos chinos se han movilizado recientemente en las redes sociales occidentales, prácticamente triplicando sus cuentas en Twitter y Facebook, aunque ambas plataformas están prohibidas en China.

”¿Cuándo comenzó el paciente cero en EEUU?”, tuiteó Zhao el 12 de marzo. “Podría ser el ejército estadounidense quien llevó la epidemia a Wuhan. ¡Sean transparentes! ¡Hagan públicos tus datos! ¡Estados Unidos nos debe una explicación!”.

Conservadores influyentes en Twitter, incluido Donald Trump Jr., criticaron a Zhao y llevaron sus tuits a sus audiencias más grandes.

Al menos 30 cuentas diplomáticas chinas, desde Francia hasta Panamá, se apresuraron a apoyar a Zhao. El canciller de Venezuela, así como las cuentas saudíes cercanas a la familia real, también ampliaron significativamente el alcance de Zhao, lo que ayudó a lanzar sus ideas al español y al árabe. Pero su mayor audiencia fue dentro de la propia China.

En enero, los medios estatales rusos fueron los primeros en legitimar la teoría de que Estados Unidos diseñó el virus como arma. Los políticos rusos pronto se unieron al coro.

Irán también intervino. El ayatolá Ali Jamenei anunció que el COVID-19 podría ser el resultado de un ataque biológico.

La embajada de China en Francia promovió la historia en Twitter y Facebook. Apareció en YouTube, Weibo, WeChat y una gran cantidad de plataformas de video chinas, incluidas Haokan, Xigua, Baijiahao, Bilibili, iQIYI, Kuaishou y Youku. Una versión de siete segundos con música de conducción apareció en Douyin, la versión china de TikTok.

“Es evidente que impulsar este tipo de teorías de la conspiración, la desinformación, no suele tener consecuencias negativas para ellos”, dijo Mareike Ohlberg, investigadora principal del Programa de Asia del German Marshall Fund.

En abril, Rusia e Irán abandonaron en gran medida la conspiración de armas biológicas en sus mensajes abiertos.

China, sin embargo, ha continuado.