Listin Diario Logo
19 de enero 2021, actualizado a las 07:35 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Mundiales martes, 01 de diciembre de 2020

Madrid inaugura un gigantesco y controvertido hospital para futuras crisis

Madrid inauguró este martes un nuevo hospital público, conocido como "el hospital de pandemias"

  • Madrid inaugura un gigantesco y controvertido hospital para futuras crisis
  • Madrid inaugura un gigantesco y controvertido hospital para futuras crisis
AFP
Madrid, España

Madrid inauguró este martes un nuevo hospital público, conocido como "el hospital de pandemias", un gigantesco y muy controvertido complejo sanitario construido en tres meses por el gobierno regional con un coste de más de 100 millones de euros (120 millones de dólares).

Bajo un sol radiante, el nuevo centro, el "Enfermera Isabel Zendal", ubicado muy cerca del aeropuerto internacional de la capital española, fue inaugurado por la presidenta de la región de Madrid y promotora del proyecto, la conservadora Isabel Díaz Ayuso, del Partido Popular (PP).

El hospital está todavía vacío, y a través de sus inmensas cristaleras podían verse todavía cables colgando del techo, según un periodista de la AFP.

De momento, el gobierno de la región de Madrid, competente en gestión sanitaria, sólo cuenta con 116 voluntarios seleccionados entre los profesionales con contrato en la sanidad pública, y no ha precisado si contratará a más para el funcionamiento corriente del centro.

En el acto de inauguración, las autoridades regionales elogiaron el nuevo hospital, con capacidad para acoger a unos 1.000 pacientes en caso de crisis sanitaria.

Está "adaptado a todas las situaciones que podamos vivir", como "catástrofes, nuevas epidemias (...) y también para aliviar las listas de espera" de la sanidad pública, enfatizó en un breve discurso Díaz Ayuso, añadiendo que aquí estará la unidad de cuidados intensivos "más avanzada de Madrid".

La construcción del nuevo hospital, de 80.000 metros cuadrados, ha estado envuelta en polémica desde que se anunciara el proyecto, en una región que en primavera fue el epicentro de la primera ola de la pandemia en España y se vio desbordada por la afluencia de pacientes a los hospitales.

Pese al dispositivo policial, decenas de profesionales sanitarios y de manifestantes hostiles al PP protestaron frente al flamante edificio este martes, para criticar un proyecto en su opinión "inútil", y cuyo coste final duplicó el presupuesto inicialmente contemplado.

"Se va a inaugurar un hospital que consideramos innecesario. Hay camas sin utilizar en otros hospitales", y los recursos empleados podrían haberse destinado a "cosas realmente necesarias como rastreadores, personal o material", dijo Olga Álvarez, técnica de laboratorio del hospital madrileño Gregorio Marañón y militante del sindicato sanitario MATS.

"Un hospital público no puede ser una mala noticia para nadie, a menos que el sectarismo político lo vea así", dijo a propósito Díaz Ayuso, lamentando de paso la ausencia en el acto del ministro de Sanidad, el socialista Salvador Illa.

El gobierno regional de Madrid dijo querer reforzar con este nuevo hospital el sistema nacional de salud de España, uno de los países de Europa más golpeados por la epidemia con más de 45.000 muertos y 1,6 millones de casos diagnosticados, según el ministerio de Sanidad.