Gran Bretaña endurecerá medidas contra COVID-19 por repuntes

En toda Europa ha habido un repunte de casos.

  • El primer ministro de Gran Bretaña, Boris Johnson, sale de su residencia oficial, en el 10 de Downing Street, Londres, el 21 de septiembre de 2020. (Yui Mok/PA via AP)

AP
Londres, Reino Unido

El primer ministro de Gran Bretaña, Boris Johnson, anunciará el martes nuevas restricciones a la interacción social mientras su gobierno trata de ralentizar la propagación del coronavirus antes de que se salga de control.

Los pubs y restaurantes de Inglaterra tendrán que cerrar a las 22:00 horas y, desestimando una recomendación previa, se animará a quienes pueden trabajar desde casa a que lo hagan, explicó el ministro de gabinete, Michael Gove, en declaraciones a Sky News.

Reducir la “mezcla social” es clave para frenar al expansión del virus, añadió Gove, que apuntó que es imposible decir por cuánto tiempo se mantendrán estas normas.

“Lo que esperamos es poder tomar medidas las apropiadas ahora, lo que supone que si tenemos éxito en la lucha contra el virus, en el futuro podremos relajarlas de forma progresiva”, afirmó Gove en la BBC. “Pero lo que no puedo hacer es predecir con absoluta certeza”.

El primer ministro ofrecerá más detalles sobre los planes gubernamentales cuando ante la Cámara de los Comunes alrededor de mediodía, tras reunirse con el ejecutivo y con el comité de emergencia COBRA. Más tarde, Johnson ofrecerá un discurso televisado a la nación.

Las nuevas restricciones se dan a conocer un día después de que los principales asesores científicos y médicos del gobierno dijeron que los casos de COVID-19 se estaban multiplicando por dos cada siete días y podrían alcanzar los 49.000 diarios a mediados de octubre si no se hace nada para frenarlos. El lunes se reportaron 4.300 nuevos contagios, el peor dato desde mayo.

Gran Bretaña ha aumentado gradualmente las restricciones a medida que aumenta el número de positivos al virus, impidiendo que la gente se congregue en grandes grupos. Pero las medidas son mucho menos estrictas que la cuarentena decretada en todo el país en marzo, que incluyó restricciones de movimiento y cierre de negocios. Esas limitaciones comenzaron a levantarse en junio, cuando se redujo el número de contagios, pero ahora la tendencia se ha revertido.