Desmontando tres mentiras virales sobre Kamala Harris

“Por desgracia, esta ola de desinformación era predecible e inevitable”, dijo Melissa Ryan, directora ejecutiva de Card Strategies, una consultora que investiga casos de desinformación.

  • Donald J. Trump abraza a su hermano Robert en un evento realizado la noche de las elecciones en Manhattan, el 8 de noviembre de 2016. (Damon Winter/The New York Times)

The New York Times
Estados Unidos

Apenas Joe Biden anunció que había seleccionado a la senadora demócrata por el estado de California Kamala Harris como su compañera de fórmula para la vicepresidencia, los troles de internet se pusieron a trabajar.

Desde entonces, noticias falsas y engañosas sobre Harris han repuntado en línea y en televisión. La actividad ha dado un salto de dos docenas de menciones por hora durante una semana reciente a cerca de 3200 por hora en los últimos días, de acuerdo con la compañía de investigación de medios Zignal Labs, la cual analizó transmisiones mundiales de televisión y redes sociales.

Gran parte de ese incremento se debe a fervientes simpatizantes del presidente Donald Trump y miembros del movimiento de conspiración extremista QAnon, así como a la extrema izquierda, de acuerdo con un análisis de The New York Times sobre las mentiras más difundidas sobre Harris. El 13 de agosto, el mismo Trump fomentó una de las falacias más persistentes: una teoría conspirativa racista de que Harris no puede optar a la vicepresidencia o presidencia porque sus padres fueron inmigrantes.

“Por desgracia, esta ola de desinformación era predecible e inevitable”, dijo Melissa Ryan, directora ejecutiva de Card Strategies, una consultora que investiga casos de desinformación.

Muchas de las narrativas son acusaciones incorrectas que surgieron por primera vez el año pasado durante la campaña de Harris para convertirse en la candidata presidencial por el Partido Demócrata. A continuación, tres rumores falsos sobre Harris que siguen circulando ampliamente en línea.

La teoría conspirativa del “PizzaGate”

El 12 de agosto, un día después de que Biden anunciara su elección, la mentira de que Harris está conectada con una conspiración de tráfico de niños conocida como PizzaGate fue publicada en el sitio web alarmista de conspiraciones Infowars, y de allí fue compartida en las redes sociales.

PizzaGate se basa en la acusación sin fundamento de que Hillary Clinton y la élite del Partido Demócrata dirigen una red de tráfico infantil a través de una pizzería en Washington. De acuerdo con los rumores, Harris está conectada con la conspiración porque su hermana había sido invitada por John Podesta, jefe de la campaña presidencial de Clinton, a una “fiesta con pizza de Hillary” en 2016.

Para el 14 de agosto, más de 4200 tuits habían debatido la teoría sin fundamento sobre la conexión de Harris con el PizzaGate, de acuerdo con Dataminr, un servicio de monitoreo de redes sociales.

En Facebook, usuarios en docenas de grupos y páginas de QAnon realizaron publicaciones sobre el rumor. La falacia tuvo un alcance de 624.000 personas, de acuerdo con el análisis del Times. En Instagram, propiedad de Facebook, 77 publicaciones adicionales intentaron propagar aún más la mentira.

En YouTube, un canal de QAnon con más de 100.000 seguidores también impulsó la conspiración.

“Recuerden, nosotros sabemos lo que significaba ‘pizza’ en ese lenguaje en clave”, le dijo a su audiencia Daniel Lee, una personalidad de YouTube muy conocida en los círculos conspirativos. El video tuvo 30.000 reproducciones.

Una portavoz de Facebook, Liz Bourgeois, afirmó el 14 de agosto a través de un correo electrónico que “nuestros socios verificadores de datos determinan cuáles afirmaciones investigar, y para ello toman una serie de factores en consideración”. Bourgeois reconoció que hasta la tarde del 14 de agosto no se había realizado ninguna verificación de datos en las publicaciones ampliamente compartidas que vinculaban de manera falaz a Harris con el PizzaGate.

Twitter afirmó el 14 de agosto que había suspendido de forma permanente las a personas asociadas con QAnon que utilizaban muchas cuentas diferentes o habían intentado evadir una suspensión previa.

“Desplegamos un conjunto de herramientas para abordar y darle contexto a la desinformación”, entre las que se incluyen etiquetas que informan sobre el origen de las cuentas, no permitir la recomendación de tuits y limitar su alcance, afirmó Trenton Kennedy, portavoz de Twitter.

Youtube afirmó el 14 de agosto que iba a reducir la propagación de contenido dudoso, incluyendo el de QAnon. Sin embargo, indicó que el video señalado por el Times no había violado sus lineamientos.

La ascendencia de Harris

Mentiras sobre la ascendencia de Harris —en particular que “no es negra”— fueron algunas de las desinformaciones más propagadas rastreadas por Zignal Labs. La compañía reveló que desde el 11 de agosto ese argumento había sido mencionado más de 40.000 veces.

“Kamala Harris no es afroestadounidense”, decía un tuit que acumuló 2300 retuits y “me gusta” tras su publicación el 12 de agosto. “Es mitad india y mitad jamaiquina. Se está apropiando de la historia de los afroestadounidenses. Kamala es tan afroestadounidense como Obama”.

En una publicación de Facebook del 11 de agosto, Candace Owens, una comentarista de derecha, realizó una publicación ampliamente compartida en la que cuestionaba el linaje de Harris. “Me ENCANTA que vamos a ver a Kamala Harris, quien se juramentó en el Congreso como ‘india-estadounidense’, usar ahora el comodín de ‘soy una mujer negra’ hasta noviembre”, escribió.

Poco después Facebook añadió una verificación de datos a la publicación de Owens, que requería que los usuarios hicieran clic en una etiqueta que señalaba que verificadores de datos externos habían concluido que “esta información no tiene ninguna base en la realidad”.

Harris, hija de inmigrantes (madre india y padre jamaiquino) nació en 1964 en Oakland, California, pocos años después de que sus padres llegaron a Estados Unidos. De acuerdo con The Associated Press, Harris se ha identificado como afroestadounidense desde hace mucho tiempo. No es cierto que se haya identificado exclusivamente como india-estadounidense al asumir su cargo en el Congreso. En varias entrevistas, Harris ha relatado cómo su madre, quien era de India, la crio como afroestadounidense.

Owens dijo en un correo electrónico el 14 de agosto: “Es absurdo censurar una verdad con una futura suposición. Es por eso que ya estoy en procedimientos judiciales con los verificadores de datos de Facebook. Ahora han comenzado a censurar declaraciones que nunca existieron”.

Otros memes en Facebook que bautizaron a Harris como “Kamala Dolezal” recibieron miles de “me gusta” y fueron compartidos la misma cantidad de veces, de acuerdo con el análisis del Times. Las publicaciones hacen referencia a Rachel Dolezal, una exautoridad de la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP, por su sigla en inglés) quien tras ser descubierta como blanca, fue acusada en 2018 de fraude social.

Whitney Phillips, profesora adjunta de la Universidad de Siracusa, quien enseña ética digital, dijo que no estaba “en absoluto sorprendida” por la desinformación viral que cuestionaba la ascendencia de Harris.

“Sin importar el partido político, el sexismo y el racismo han sido parte de la vida pública estadounidense desde hace mucho tiempo”, dijo Phillips.

Jussie Smollett

Una de las mentiras más intrincadas que se han propagado en las redes sociales tiene que ver con el actor Jussie Smollett y la acusación infundada de que Harris es su tía y que sabía con anterioridad que Smollet estaba planeando fingir una agresión en su contra a principios del año pasado.

De acuerdo con una narrativa sin fundamento, cuando el Departamento de Policía de Chicago y el FBI investigaron el supuesto asalto, Harris había aparecido en el registro de llamadas de Smollett, por lo que debía haber estado involucrada en el engaño.

El sitio web de derecha True Pundit publicó en noviembre un artículo que impulsaba este argumento. El artículo volvió a ganar notoriedad en las redes sociales esta semana, fue compartido cerca de 2000 veces en Twitter y tuvo un alcance de 180.000 personas, de acuerdo con CrowdTangle, una herramienta que analiza interacciones a través de las redes sociales.

Un artículo de febrero de 2019 en FactCheck.org concluyó que no había relación entre Harris y Smollett, y que no existía evidencia alguna de su supuesta participación en el engaño.

Al principio, Harris sí repudió la noticia del aparente ataque a Smollett, pero cuando la policía declaró que el asalto había sido fingido, emitió un nuevo comunicado afirmando que estaba “triste, frustrada y decepcionada” por la revelación.