Diputados franceses votan de nuevo la apertura de la reproducción asistida a todas las mujeres

Como deseaba el gobierno, los diputados votaron una versión de este artículo casi idéntica a la que resultó de la primera lectura el pasado octubre.

  • Alquiler de vientres. / Listín

AFP
París, Francia

La Asamblea Nacional francesa votó de nuevo este miércoles por la noche el acceso de la reproducción asistida a todas las mujeres, una medida destacada del proyecto de ley de bioética examinado en segunda lectura, pese a la oposición de la derecha.

Debatido desde el martes por la noche, el artículo 1º del extenso proyecto de ley fue aprobado por 66 votos contra 27, y 3 abstenciones, pues varios grupos políticos estaban divididos al respecto.

La reproducción médica asistida, que permite tener un hijo a través de diferentes técnicas médicas (inseminación artificial, fecundación in vitro..) está reservada actualmente para las parejas heterosexuales.

Durante su campaña electoral, el presidente francés, Emmanuel Macron, prometió que ampliaría su acceso a las parejas de lesbianas y a las mujeres solteras, una medida apoyada por la izquierda, y que ésta estaría financiada por la seguridad social.

Como deseaba el gobierno, los diputados votaron una versión de este artículo casi idéntica a la que resultó de la primera lectura el pasado octubre.

Así, rechazaron la reproducción asistida post-mortem, con gametos de uno de los cónyuges fallecido, o el acceso a este tipo de asistencia a hombres transgénero.

También se rechazó la posibilidad de que se donen ovocitos dentro una pareja de mujeres (el método "ropa"), en la cual la derecha veía un "desliz hacia la gestación subrogada".

Muy movilizada en el hemiciclo, la derecha criticó especialmente este artículo 1º, que comportó más de 550 enmiendas, de las cerca de 2.300 que los diputados deben examinar esta semana.

El partido de Los Republicanos (LR, conservador) denunció incansablemente la creación de "huérfanos de padres" o el riesgo de una "mercantilización de la procreación", reafirmando su temor a que la apertura de la reproducción asistida acabe conduciendo "inevitablemente" a la gestación subrogada.