Berlín alerta de que los excesos en vacaciones pueden causar rebrotes

EFE
Berlìn, Alemania

 Las vacaciones veraniegas en Europa pueden propiciar rebrotes de la COVID-19 si se permiten excesos como incumplir normas básicas para impedir la propagación del coronavirus, alertó este lunes Alemania, país que ejerce este semestre la presidencia de turno de la Unión Europea (UE).

"La pandemia no ha pasado. Estamos en medio de ella" , advirtió el ministro germano de Sanidad, Jens Spahn, quien como presidente de turno del Consejo de ministros europeos de ramo insistió en que "el peligro de una segunda oleada es real".

"Tenemos que tener mucho cuidado de que el Ballermann no sea un segundo Ischgl", agregó el ministro comparando un conocido local de El Arenal, en Mallorca, y la localidad austríaca en la que se produjeron contagios del coronavirus que a principios de año se propagaron en varios países europeos.

Las imágenes difundidas este fin de semana en medios alemanes de turistas de fiesta en la isla balear se convirtieron en virales y a ellas se refirió Spahn para ilustrar el peligro que puede suponer para la salud propia y de los demás el "bajar la guardia" en las medidas contra la pandemia.

El empleo de la mascarilla en espacios cerrados y en exterior cuando no se pueda mantener una distancia de seguridad con otras personas son las reglas básicas dentro de la fórmula "AHA" (por sus siglas en alemán"), recordó Spahn: "distancia, higiene, mascarillas".

EL VIRUS QUE VIAJA EN VACACIONES DE MODO INVISIBLE

"La movilidad hace más fácil la propagación del virus", insistió el ministro, quien aprovechó la ocasión que le proporciona la plataforma de la presidencia de turno alemana de la UE para lanzar un mensaje con un propósito de advertencia no solo para los turistas germanos en Mallorca, sino en general para todos los que se desplacen fuera de su país este verano.

  Apostó por ser "razonable" antes que proceder a la reintroducción de prohibiciones en un llamamiento destinado a evitar que los desplazamientos que ya han comenzado y que continuarán durante las próximas semanas sean el origen de una nueva oleada de propagación de la COVID-19.

Al frente de los ministros de Sanidad de la UE -con quienes mantendrá una reunión informal en parte presencial desde Berlín esta misma semana- Spah aludió a la necesidad de que Europa aborde la cuestión de la soberanía de sus suministros sanitarios tras la experiencia de los desabastecimientos a principios de la difusión de la pandemia.

Básicamente explicó Spahn que a Europa se le presenta el reto de no tener que depender de los envíos de China pero precisó que el objetivo no puede ser que "todo" se vuelva a producir en la UE, suministros médicos y medicamentos.

Más bien indicó que la meta tendrá que ser "la producción de unas sustancias determinadas" y que sobre éstas abordará la elaboración de una lista de aquellas que los europeos deberían estar en condiciones de producir para el abastecimiento propio.

Advirtió sin embargo Spahn de que no habrá una "solución" a esta cuestión durante la presidencia semestral de turno alemana, durante la cual Berlín ya ha adelantado que será prioritario abordar la situación provocada por la pandemia del coronavirus y sus consecuencias sanitarias y económicas.

EL REVÉS DEL ABANDONO DE LA OMS POR PARTE DE EEUU

El Gobierno alemán reiteró a través de su ministro de Sanidad, y este en representación de la UE, que el abandono anunciado de Estados Unidos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), con la pandemia en sus peores momentos, es "un duro revés".

Razón por la cual Spahn indicó que es el momento de que los países de la Unión Europea tengan una "presencia coordinada" en la OMS y vio incluso como una "oportunidad para Europa para fortalecer su posición en el mundo" la retirada de Estados Unidos de esta agencia de las Naciones Unidas.

Aprovechó el ministro para ofrecer las referencias alemanas actualizadas en la gestión de la pandemia, que a fecha de este lunes causó en el país 198.963 contagios conocidos y 9.064 muertes, una cifra sensiblemente inferior a la mayoría de los países vecinos y que desde el principio de la crisis del coronavirus ha centrado el interés mundial.

En este aspecto, Lothar Wieler, presidente del Instituto Robert Koch (RKI), de referencia en virología en Alemania, aportó los últimos datos correspondientes a un estudio sobre anticuerpos realizado desde abril sobre una muestra de población de 12.000 personas.

Wieler reveló que de ese total de personas participantes en el estudio se ha podido comprobar que presentaban anticuerpos de la COVID-19 solo un 1,3 % aunque advirtió de que los resultados no representan a toda la población y solo son una referencia más.