Listin Diario Logo
01 de diciembre 2020, actualizado a las 01:00 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Mundiales miércoles, 17 de junio de 2020

DENUNCIA

La OEA denuncia una "campaña de desinformación" en su contra por su rol en las elecciones de Bolivia

Morales acusa a Almagro de llevar a la OEA a "uno de los peores momentos en su historia"

  • La OEA denuncia una "campaña de desinformación" en su contra por su rol en las elecciones de Bolivia
Europa Press
Madrid

La Organización de Estados Americanos (OEA) ha denunciado la puesta en marcha de "una maliciosa campaña de desinformación" en su contra con "evidentes objetivos políticos" por su rol en las elecciones generales que Bolivia celebró el pasado 20 de octubre y que condujeron a la dimisión de Evo Morales como presidente del país.

"En los últimos días se ha articulado una maliciosa campaña de desinformación contra la OEA, con evidentes objetivos políticos, en relación a su rol en las pasadas elecciones de Bolivia", ha denunciado la organización regional en un comunicado.

La OEA ha señalado a la reciente publicación de "diversos comunicados y artículos" que "exhiben no solo una gran confusión sobre la secuencia de hechos que llevaron a la renuncia del presidente Morales, sino también una intención parcial e interesada que procura generar mayor desinformación al respecto".

Les ha acusado de "ignorar los hechos", aunque "no siempre con mala intención" porque "en algunos casos hay una ignorancia real", y de "desconocer la realidad del proceso electoral boliviano y sus circunstancias", lo que ha considerado una "falta de respeto a la soberanía del país y un grave despropósito político".

La OEA ha llamado la atención sobre la supuesta falta de rigor científico de los estudios citados en dichas publicaciones, lo cual --ha valorado-- "demuestra una encomiable aparante lealtad hacia el ex presidente Morales pero se separa del conocimiento y los lleva a cometer graves errores".

A este respecto, ha indicado que algunos estudios comparan los comicios en Bolivia con las elecciones en Brasil y el voto anticipado en Estados Unidos, a pesar de "las diferencias abismales entre estos sistemas electorales como de los contextos en los que se desarrollaron".

También critica que, "en su afán por justificar un resultado de la elección, los autores llegan al extremo de ofrecer una explicación basada en los apellidos supuestamente indígenas de algunos votantes, lo cual, además de ser absolutamente especulativo (...), podría ser calificado como racista y propio de una mirada colonialista".

Frente a este "ejercicio de mitomanía académica", la OEA ha defendido su auditoría electoral, que concluyó que hubo "una manipulación dolosa de los comicios en dos planos": se "alteraron" las actas y se "redireccionó el flujo de datos a servidores ocultos", tras lo cual Morales pasó de necesitar una segunda vuelta a ganar en primera. "La evidencia recolectada no deja dudas sobre el fraude electoral perpetrado", ha zanjado.

Además, ha reivindicado que "en todo momento la Secretaría General de la OEA ha actuado bilateralmente con las autoridades bolivianas de turno, sin importar ideología ni partido político", subrayando que "indefectiblemente todos y cada uno de los informes de la organización han sido emitidos por requerimiento de las instancias nacionales".

"Lamentablemente, no puede decirse lo mismo de otras organizaciones políticas y 'expertos académicos' que desde el exterior buscan influir y condicionar la política interna de Bolivia, a pesar de que las autoridades y las distintas fuerzas políticas nacionales han llegado a un acuerdo sobre las nuevas elecciones", ha incidido.

HACIA NUEVAS ELECCIONES

Con todo ello, la OEA ha asegurado que "estará siempre abierta al debate serio, riguroso y profesional respecto a los hallazgos de sus especialistas electorales", si bien ha sostenido que "estos grupos de personas que no son expertos en temas electorales han montado una narrativa de desinformación basada en atacar a la Organización".

"La Secretaría General de la OEA no tiene por costumbre contestar todas las mentiras o falsedades que se publiquen, ni es tampoco nuestro cometido corregir los errores que se perpetran por entidad o persona alguna, pero acá se está poniendo la democracia en juego y, por tanto, no se permitirá comercializar estas mentiras", se ha justificado.

El bloque hemisférico ha indicado que el objetivo de todo ello es que la OEA "convalide los resultados de las elecciones generales de Bolivia del 20 de octubre de 2019", algo que, según ha recordado, "es una facultad exclusiva de las autoridades nacionales". "Corresponde sólo a los bolivianos determinar sus decisiones soberanas", ha aclarado.

A este respecto, ha considerado "en extremo patético y poco profesional que cualquiera pida que se acepte el resultado de una elección que el mismo ex presidente Morales tomó la iniciativa de anular".

El MAS de Morales y el nuevo oficialismo del Gobierno interino de Jeanine Áñez han llegado a un acuerdo para repetir las elecciones presidenciales y parlamentarias. Estaban previstas para el 3 de mayo pero la pandemia de coronavirus obligó a aplazarlas y ahora se baraja como fecha más probable el 6 de septiembre, aunque aún no hay consenso.

"ALMAGRO FUE PARTE DEL GOLPE"

El contundente comunicado de la OEA, que firma su secretario general, Luis Almagro, ha recibido una respuesta igual de contundente por parte del líder indígena, ahora exiliado en Argentina.

"Luis Almagro ha llevado a la OEA a uno de los peores momentos en su historia. Con cinismo dice que 'The New York Times' y el 'Washington Post' son parte de una 'campaña maliciosa'. El mundo ya sabe que no hubo fraude y que Almagro fue parte del golpe", ha dicho en Twitter.

La dimisión de Morales provocó enfrentamientos entre sus simpatizantes y detractores y con las fuerzas de seguridad que se saldaron con más de 30 muertos y de los que el MAS y los aliados de Áñez se culpan mutuamente.

En el marco de esta escalada de tensión, Áñez ha acusado en las últimas horas a Morales de "rearticular" desde su exilio los "ataques terroristas" de esos días, tras los recientes incidentes en Cochabamba --bastión del MAS--, que incluyen un ataque a una torre de comunicación y la retención de periodistas.

"Se está rearticulando Evo Morales desde Argentina con su gente acá en el país. Nosotros no lo vamos a permitir, porque la democracia, lo que hicimos todos los bolivianos por reencauzar nuestro sistema democrático, no lo vamos a poner en riesgo", dijo la presidenta boliviana el martes durante un acto de entrega de material médico en Tarija.

Morales, por su parte, ha acusado al que llama "Gobierno 'de facto'" de intentar aplicar el "terrorismo de Estado" en Bolivia con el despliegue de policías y militares en las calles y de tratar de "avasallar" a sus rivales políticos en la disputa sobre la fecha electoral para "prorrogarse" en el poder.