Lenín Moreno cede ante los indígenas y deroga decreto que atizó malestar social

  • Las protestas no dan tregua al gobieno de Lenín Moreno

AP
Quito, Ecuador

El presidente Lenín Moreno derogó  ayer domingo un polémico decreto con reformas económicas que incluía una importante alza a los precios de los combustibles, con lo que suspenden de inmediato las protestas _ especialmente indígenas _ que virtualmente paralizaron a buena parte del país durante 10 días.

La decisión también dispone de la instalación de una comisión con ambas partes y otros sectores sociales para elaborar un nuevo decreto que permita equilibrar la economía estatal.

El anuncio se produjo tras una reunión entre los máximos dirigentes indígenas y el mandatario junto a su equipo de colaboradores más cercanos, en un lugar mantenido en secreto.

El decreto se mantuvo en vigencia desde el 1 de octubre y durante 12 días, pero la presión y las insistentes manifestaciones callejeras diarias en todo el país por parte de distintos sectores, lograron echar abajo la decisión que, según el gobierno, buscaba estabilizar las finanzas fiscales y reducir sustancialmente un abultado déficit.

Más tenmrpano, el dirigente del movimiento indígena de Ecuador, Jaime Vargas, pidió  al presidente Lenín Moreno que derogue el decreto 883, que elimina el subsidio a las gasolinas, porque si eso no se cumple “seguiremos firmes y unidos” con el “compromiso inclaudicable de defender a nuestro pueblo”.

“Está en sus manos Sr. Presidente recuperar la patria. Tenemos bajo nuestra responsabilidad la dignidad de un país que nos reconoce como su legítimo interlocutor. ¡No vamos a negociar esa dignidad, no vamos a negociar a nuestros caídos!”, dijo Vargas en su comparecencia en la mesa de diálogo inaugurada ayer.