ANIVERSARIO

500 años de la ciudad de Panamá: puente entre dos mundos

EFE
Madrid

La colonización española tiene sus "claroscuros" y la violenta ocupación contrasta con "ese encuentro de dos mundos" que empezaron a acortar distancias con la fundación de la capital panameña, que este mes conmemora su quinto centenario, destacó el embajador de Panamá en España, Milton C. Henríquez.

La colonización debe ser entendida como un encuentro que "produjo lo que somos hoy", dijo el embajador, que recientemente se hizo viral a través de vídeo un en el que exhorta a los españoles a sentirse orgullos de su historia.

En una entrevista concedida a Efe en Madrid, el exministro explicó que la ciudad fundada por Pedro Arias Dávila el 15 de agosto de 1519 con el nombre de Nuestra Señora de la Asunción de Panamá fue el primer asentamiento europeo en la cuenca del Pacífico y la primera capital en Tierra Firme.

Henríquez destacó la "importancia geopolítica" que tuvo para la Corona española la antigua capital de Panamá.

Los vínculos entre el viejo y el nuevo mundo se fraguaron con el establecimiento de poblaciones en territorios estratégicos como Panamá, país centroamericano que desde antes de que Vasco Núñez de Balboa descubriera el mar del Sur que era utilizado como una ruta de conexión entre el Atlántico y Pacífico.

"El globo terráqueo se parte en Ecuador, pero América se parte en Panamá", señaló el embajador.

Por su posición geográfica, el istmo conecta el norte con el sur de América y a los dos océanos más extensos del planeta. "Toda esa capacidad de comunicación y de logística no la tiene ningún otro país de la región", puntualizó.

La capital de panameña rápidamente se convirtió, junto a Nombre de Dios, en la costa atlántica, en una ruta de comercio entre América y España.

Ambas ciudades fueron conectadas por el llamado Camino Real y por una vía acuática a través del río Chagres, una de las cuencas que desde 1914 abastece de agua al Canal de Panamá, un estrecho de navegación interoceánica de 82 kilómetros.

Estas relaciones comerciales han evolucionado y así como Panamá facilitó el acceso a los conquistadores, Henríquez defendió que actualmente "España es la puerta de entrada a Europa" para las empresas de América Latina, con "un papel de facilitador, introductor, valedor y defensor de los intereses de los países latinoamericanos".

Fundar la ciudad de Panamá fue "el hito principal de la constitución del imperio español", según el embajador, no solo por los intereses mercantiles, sino también porque desde este lugar zarparon muchas de las expediciones que colonizaron el centro y sur de América, como la de Francisco Pizarro que conquistó Perú en 1533.

Además, desde esa posición en el Pacífico, podrían dirigirse "al destino original del viaje de Colón: Asia", explicó Henríquez.

La riqueza de la capital panameña atrajo al pirata británico Henry Morgan, quien con más de mil hombres la saqueó en 1671 y provocó su destrucción, pero se levantó una nueva capital ocho kilómetros al sudoeste de la original.

En la actualidad, la antigua ciudad es un sitio arqueológico llamado Panamá la Vieja, donde se concentran las actividades de celebración de estos 500 años y donde Henríquez presentará este 16 de agosto su novela "Los cuadernos delirantes de Pedrarias", una "historia alternativa" de la fundación de la ciudad.

El relato de ficción que también será presentado en la Feria del Libro de Panamá este 15 de agosto explica por qué Panamá "es un país bendecido, con armonía, con paz, con desarrollo", subrayó el embajador, representante de su país en España desde 2017 y en estos momentos pendiente de ser relevado.

En la celebración de este quinto centenario, Henríquez invitó a "descubrir esas raíces", "construir más futuro" y "ser un poco más benignos en el juicio que se hace de ese encuentro de civilizaciones" que trazó el camino para que Panamá sea conocido hoy como puente del mundo.