Atentado en Francia

Sospechoso del atentado en ciudad francesa de Lyon juró lealtad al EI

  • EFE.paris 

AFP
Washington, Estados Unidos

El sospechoso del atentado con paquete bomba que causó 13 heridos leves en la ciudad de Lyon (centro este) reconoció ante los investigadores que juró lealtad al grupo yihadista Estado Islámico (EI), según fuentes judiciales francesas, que confirmaron informaciones de prensa.

Mohamed Hichem M., argelino de 24 años, ya había admitido el miércoles que fue él quien preparó el paquete bomba que estalló el pasado viernes, según esas fuentes.

El sospechoso y su hermano siguen siendo interrogados por los servicios antiterroristas franceses.

La detención preventiva de sus familiares, detenidos el lunes como ellos, se levantó en la tarde "al no haber elementos que los incriminen por ahora", indicó la fiscalía de París.

El viernes a las 17H30, un joven en bicicleta  con gorra y gafas de sol, puso delante de una panadería de una calle peatonal una bolsa de papel con una bomba artesanal llena de clavos, bolas minúsculas de metal, pilas, un circuito impreso y un dispositivo para activar a distancia.

El objeto contenía una baja cantidad de TATP, explosivo inestable que fue también utilizado en los atentados del 13 de noviembre de 2015.

La investigación avanzó rápidamente en los últimos días.

Las investigaciones confirmaron que "el perfil genético identificado sobre los elementos del objeto encontrado en el lugar de la explosión corresponde" al del joven, indicó una fuente cercana al expediente.

Durante el allanamiento realizado en el domicilio familiar en Oullins, en los suburbios de Lyon, los investigadores hallaron "elementos que pueden entrar en la composición del TATP".

La investigación del material informático decomisado durante los allanamientos "reveló búsquedas por internet sobre el yihad y la fabricación de objetos explosivos", según la misma fuente.

Los investigadores pudieron seguir el itinerario del "joven de la bicicleta" gracias al cruce y análisis de las imágenes de las cámaras de videovigilancia de las comunas de Lyon y Oullins.

El uso de los datos telefónicos y las compras realizadas por Internet condujo a los investigadores al sospechoso.