Listin Diario Logo
13 de noviembre 2019, actualizado a las 07:00 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Mundiales jueves, 28 de febrero de 2019

A DISTANCIA

A la espera de algún resultado

  • A la espera de algún resultado
Adolfo Valenzuela
adolfo.valenzuela@listindiario.com

Lo peor que puede pasar con la segunda cumbre que celebran el presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, en la capital vietnamita, Hanoi, sería que ninguna de las partes se lleve algún gesto que pueda considerarse “un avance” en las relaciones entre ambas naciones.

Si se tiene en cuenta que la primera reunión, celebrada en Singapur en junio de 2018, para “romper el hielo”, resultó sin ningún avance significativo, en esta segunda, por lo menos se mantiene la esperanza de que se dará algún paso en concreto.

Claramente, Washington desea que Pyongyang “se desnuclearice”, desmantelando el arsenal de misiles nucleares para que no siga siendo una amenaza para el territorio estadounidense, ni para los aliados en la región, Japón y Corea del Sur, a pocos kilómetros de distancia para que los misiles puede causar amplios daños.

Kim ha dado muestras de que en realidad desea detener el conflicto. En sus últimas declaraciones dijo que quiere cerrar sus plantas nucleares para mayo de este año, ha suspendido las pruebas con misiles durante más de un año y ha destruido las vías de acceso a sus campos de prueba atómicas, según publicó la agencia de noticias AFP.

Sin embargo, luce imposible que tome una decisión tan radical, en tanto Washington mantenga las sanciones internacionales contra la nación oriental.

El mandatario Trump considera “una victoria” el hecho de que Kim haya detenido el lanzamiento de misiles hacia los vecinos y aliados, luego de una de las mayores crisis regional a la que se enfrentó la Casa Blanca en el 2018.

Por esa razón, y anteponiéndose a una reunión infructuosa, Trump no llegó a la cumbre en Hanoi con amplias expectativas, asegurando que “no tiene prisa en convencer al (Corea del) Norte  de que renuncie a su arsenal nuclear”.

 La economía presiona a Kim, que ha dado poco a poco pasos de alguna apertura de su mercado y, atado de pies y mano, necesita de una mayor inversión, pero ante el embargo, y su sistema de gobierno, su avance es muy limitado.

Sí puede estar seguro de que Trump no dará su brazo a torcer y exigirá el todo por nada a cambio. Asunto de orgullo o de costumbre.


Más en Las Mundiales