JUSTICIA

Dan 30 días al presidente salvadoreño para que informe sobre masacre jesuitas

EFES
San Salvador

El Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP) dio 30 días al presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, para continuar con las gestiones para recuperar los archivos sobre la masacre de 6 sacerdotes jesuitas en 1989 que están en poder de la ONU, según un informe revelado hoy.

En el documento, publicado por el Instituto de Derechos Humanos de la Universidad Centroamericana (UCA) y emitido el martes, el IAIP otorga a Sánchez Cerén "un plazo de 30 días hábiles, contados a partir del siguiente día de la notificación de esta resolución, para continuar con las diligencias de búsqueda de lo solicitado".

Además, se advierte al mandatario salvadoreño que "en caso de remitirse la información o de haber respuesta -aunque sea desfavorable- está totalmente obligado a entregar lo remitido por la Oficina Ejecutiva del Secretario General de las Naciones Unidas, independientemente del vencimiento del plazo otorgado".

La orden es emitida después de que el Gobierno salvadoreño enfrentara una "audiencia oral" ante el IAIP, en la que el Ejecutivo rindió un informe sobre los avances en las gestiones para obtener los archivos que sirvieron para documentar las violaciones a derechos humanos entre 1980 y 1992.

El representante del Ejecutivo durante la audiencia, Luis Portillo, manifestó que el Gobierno solicitó la información a la Universidad George Washington en Estados Unidos, donde supuestamente fue depositada una copia de los archivos, y pidió a la Cancillería empezar las gestiones ante la ONU.

Portillo apuntó que el referido centro de estudios superiores manifestó en una misiva a la comisionada presidencial de Derechos Humanos, Silvia Guillen, y al secretario de Transparencia, Marcos Rodríguez, que no tienen en su poder la copia.

El pasado 17 de abril, una corte declaró la "nulidad absoluta" del sobreseimiento a favor del expresidente Alfredo Cristiani (1989-1994) y los militares en retiro Humberto Larios, Juan Rafael Bustillo, Francisco Elena Fuentes, Orlando Zepeda, Inocente Montano y el difunto René Emilio Ponce por la masacre.

El 16 de noviembre de 1989, un escuadrón del batallón elite Atlácatl del Ejército asaltó la UCA y asesinó a los españoles Ignacio Ellacuría (entonces rector de ese centro de estudios de los jesuitas), Segundo Montes, Ignacio Martín-Baró, Amando López y Juan Ramón Moreno y al salvadoreño Joaquín López. También a Elba Ramos y su hija Celina, colaboradoras de los religiosos.