Listin Diario Logo
27 de enero 2023, actualizado a las 04:14 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida viernes, 02 de diciembre de 2022

TRIBUNA ABIERTA

Protocolo: otro medio de comunicación en la política

Rocío Regalado
Especial para Listín Diario
Santo Domingo

El protocolo no son solo medidas cosméticas par los buenos usos y quehaceres en la política y los negocios. Actualmente, su papel se ha revalorizado considerablemente. Veamos. El político actual debe ser humanista, debe tener sensibilidad y alto sentido de la tolerancia. El protocolo en la política ha demostrado ser más que un manual de procedimientos para expresar respeto a la nomenclatura u organigrama, a las jerarquías de un poder estatal, sino que es un medidor de cómo se comporta una nación con respecto a sus similares.

Es, también, un medio de comunicación: una vez que los ojos están puestos en la manera en que se conducen tanto las altas jerarquías de funcionarios, como el Presidente mismo, el protocolo adquiere una dimensión inusitada, porque nos ayuda a ver, en primer lugar, las formas en que un Estado determinado aborda un problema, un evento, una fiesta, un funeral. Si hay un protocolo, quiere decir que es una salvaguarda para mantener la unidad en el comportamiento de todos los gobiernos, futuros, en cuanto a estas situaciones.

El protocolo es mucho más que una forma de mantener el poder de un gobierno. En este caso, me refiero a la manera en que el desgaste político de los Estados Unidos de América ha afectado la forma protocolar en que se comporta hacia otros países.

Aún con todas sus crisis, los países en desarrollo y crecimiento de la región se convierten en reflejos de este faux pas protocolar. Con nosotros los países que vamos en crecimiento,  desarrollo, avance en la región, esto es inaceptable. Biden, con sus gafas oscuras, no está viendo claramente la realidad que viene para su gobierno, su país y el partido que se desmorona en sus manos. Por simplemente no tener un protocolo de comunicación externo con justa equidad en estrategia para dar claro el mensaje al mundo se comprueba el deterioro de las filas del gobierno. 

Hace tiempo que los orientales son la potencia, pero no estamos preparados para este tema, aunque es  realidad. Una forma de mantener el poder de un gobierno es que dentro de las estrategias de marketing político que desarrollan los partidos políticos para convencer al electorado, se tome en cuenta el protocolo, el cual cumple un papel específico, determinado, y sumamente importante.

Los políticos en carrera saben que la imagen es uno de los instrumentos más poderosos que deben mostrar ante la sociedad. No es lo mismo transmitir la imagen fuerte y consistente en el transcurso de los actos, que una débil y desordenada. La manera en que muestran a la ciudadanía cómo son y qué proponen a través de los medios de comunicación o las redes sociales es fundamental y, en la puesta en marcha de ese marketing político, el protocolo es clave.

Los valores que la sociedad debe percibir en un político como parte de su imagen están relacionados en primer lugar con la confianza, la credibilidad, la honestidad y la integridad. El político actual debe ser humanista, de buenos modales, debe tener sensibilidad y alto sentido de la tolerancia. Más que nadie, el político está obligado a mostrar solidaridad con los grupos marginados y ser guardián de la pluralidad y la diversidad ideológica de estos tiempos.

Considero que la aplicación del protocolo es una excelente forma de mantener el poder de un gobierno y lo entiendo también como una forma de prestigio y no solo de autoridad reconocida. Es también una manera de conseguir el reconocimiento y la confianza por parte de la sociedad.

La ausencia o no de banderas, el vestuario de los protagonistas o la elección de una música, en un acto político comunican más de lo que creemos. Si hablamos de vestuario, no solo hablamos de la vestimenta acorde para ese momento, también hay que tener presente el comportamiento adecuado a las situaciones que se viven en esos instantes. Aquí, se incluyen el respeto, la educación y la amabilidad, todo transmitido mediante una comunicación.