Listin Diario Logo
25 de junio 2022, actualizado a las 12:21 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida jueves, 23 de junio de 2022

FOLCLOREANDO

“Peinando” los lugares soneros en Nueva York

  • “Peinando” los lugares soneros en Nueva York
Xiomarita Pérez
Santo Domingo, RD

En Estados Unidos solo conozco dos lugares en los que, aunque colocan merengue, salsa y bachata, predomina el son y sus variantes, además de que la presencia de los bailadores soneros es el principal atractivo en el Centro Cultural Deportivo Dominicano Inc., en Manhattan y en el Centro Deportivo Club ManoGuayabo en el Bronx. 

En una columna anterior escribí que los soneros marcan su territorio en esos lugares, tienen sitio fijo, y si son las 9:00 o 10:00 de la noche y no ha llegado la administración le hace una llamada para saber si asistirán ese día para, de lo contrario ofrecerles la mesa a otros. Esto lo he visto también en la Capital, inclusive, los martes en el Secreto Musical, en Villa Consuelo, hay varias mesas reservadas para los miembros del Club Nacional de Soneros que luego de la reunión que realizan ese día se dirigen al “Secreto”. 

El domingo pasado fui con mi amiga Liria Báez al Club Deportivo para chequear el ambiente, que por cierto estaba lleno y nos juntamos con Manny Kassu, un gestor cultural que ama el son. Conocí, a través de Manny a Radhamés López, directivo de ese centro; también al locutor Nelson Tavárez y la pasamos muy bien. De ahí partimos al Club ManoGuayabo para continuar disfrutando de lo que más me gusta y es observar los diferentes estilos del bailador sonero. Siempre he observado en estos establecimientos bailables que los verdaderos bailadores soneros no bailan bachata, ya que son fieles a su son, como estilo de vida.  

Gracias a Manny, Rodolfo y a Pablo Abreu por sus atenciones, conversación y disfrute en estos ambientes de esparcimiento sano, los cuales deben mantenerse vigentes y ojalá que surjan más. También a Emperatriz Marte, La Santa Palabra, Ignacio y María González que son fijos en el “ManoGuayabo”.