Listin Diario Logo
19 de octubre 2021, actualizado a las 07:32 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida jueves, 30 de septiembre de 2021

Folcloreando

República Dominicana no es solo playa, es su gente

  • República Dominicana no es solo playa, es su gente

    Xiomarita Pérez

Xiomarita Pérez
xiomaritabaila@gmail.com
Santo Domingo, RD

Para mí fue halagador que nuestro artesano, gestor cultural y amigo Félix Aramis Ciriaco Green me solicitara unas palabras para el día de la inauguración de una sala en su honor en el aeropuerto internacional Gregorio Luperón, auspiciada por Aeropuertos Dominicanos Siglo XXI (Aerodom).

Aunque mis palabras no estaban incluidas dentro del programa contentivo fue lo mejor, ya que publicarlas en mi columna quedarán plasmadas para siempre en un medio escrito que es el que da permanencia en el tiempo. 

Reconocer a Aramis Ciriaco Green como artesano es destacar el esfuerzo y dedicación de una persona que con sus manos y creatividad da vigencia a nuestra cultura.

Desde que conocí a Aramis supe que estaba frente a un ser humano excepcional, sensible y perseverante, capaz de observar con paciencia la naturaleza y sacar con sus manos e ingenio el mejor provecho de ella, sin dejar de lado su compromiso de mantener, divulgar y proteger la tradición y el arte de nuestro país.

Me estoy refiriendo con mucho orgullo al primer dominicano que trabajo con fines artesanales la radiolaria y que agotó todos los recursos a nivel científico y didáctico para lograr su sueño, de convertir esta piedra en piezas decorativas y hermosas joyas que puedan ser exhibidas en todo el mundo.

Como trabajadora de la cultura de mi país, veo la artesanía como una disciplina viva, palpable, con un valor artístico y estético que deja ver las enseñanzas de nuestros antepasados.

Conozco los grandes escollos superados por Aramis para defender su trabajo con la radiolaria, generando valor agregado para saltar obstáculos y es por eso que aplaudo la decisión de un espacio para él, porque es hora de apoyar nuestra artesanía, hacerla competitiva, porque no es posible que una perla, un bolso de marca no los estemos regateando en las tiendas y a nuestros artesanos queremos pagarles el menor precio, desvalorizando nuestro arte. Me uno a Aramis y a todos los artesanos del país para reclamar un espacio digno y un trato decoroso para estos artistas.

Hoy quiero dejar en el corazón de Aramis estas palabras: “El que trabaja con sus manos es un trabajador manual, el que lo hace con sus manos y su cabeza es un artesano, pero el que trabaja con sus manos, cabeza y corazón es un artista”, eso eres tú, un tejedor de ilusiones, hilador de sueños, pero por encima de todo un fiel y leal defensor de tus ideas.

Tu compueblana, defensora de nuestro folklore e identidad