TRIBUNA ABIERTA

Posición de la Asociación Dominicana para el Estudio de la Obesidad ante el aumento de casos de sobrepeso en RD

  • Adalberto González

Santo Domingo, RD

En vista del alarmante crecimiento del número de personas que vive con obesidad en República Dominicana, nos sentimos en el compromiso de expresar algunos puntos que ameritan ser mencionados con el objetivo de proporcionar las herramientas necesarias para disminuir la prevalencia y la morbilidad de las personas que padecen de obesidad.

Partiendo de la premisa de que la obesidad es una enfermedad crónica no transmisible, así como lo es la hipertensión arterial, la diabetes mellitus, el cáncer, infertilidad y la estigmatización social, según reconoce la Organización Mundial de la Salud desde el año 2013, entendemos que es justo que los pacientes con obesidad reciban el mismo cuidado que quienes padecen de diabetes o hipertensión arterial.

Nuestro posicionamiento como entidad que vela por la salud de personas con obesidad obedece a que, recientemente, el Ministerio de Salud Pública dio a conocer el 29 de julio del presente año los resultados de un estudio sobre incidencia de la hipertensión, diabetes, sobrepeso y otras enfermedades crónicas, detectadas durante la primera Jornada Nacional de Hipertensión Arterial, realizada entre mayo y junio de este 2021, y donde se determinó que un 70% de la población evaluada está en sobrepeso u obesidad; el 32.3% tiene hipertensión y el 12% padece diabetes mellitus, según las muestra aplicadas en 7,949 personas atendidas.

Entendiendo esta realidad consideramos lo siguiente:

1- Promover la educación nutricional desde las escuelas, con talleres y clases interactivas donde participen todos los miembros de la familia.

2- Ofertar alimentos saludables de forma atractiva en los diferentes centros educativos.

3- Solicitar a las administradoras de riesgos de salud la cobertura de las evaluaciones de los afiliados para sobrepeso u obesidad, así como los tratamientos farmacológicos o quirúrgicos que ameriten para el tratamiento de estas condiciones.

4- Exigir el etiquetado adecuado de los productos alimenticios que se expenden en nuestro país con la finalidad de crear concienciación de la cantidad y calidad de los alimentos.

5- Proporcionar seguridad en los espacios públicos para realizar las actividades físicas de preferencia al aire libre.

6- Promover, a través de los medios de comunicación, la importancia de la nutrición balanceada y un estilo de vida saludable. La educación nutricional es más barata que los internamientos por enfermedades asociadas a la mala nutrición.

7- Supervisar que el personal dedicado al tratamiento y consejería de las personas que viven con sobrepeso u obesidad estén debidamente formado y acreditado desde el punto de vista académico.

8- Vigilar que los productos utilizados para el manejo de la obesidad cuenten con los estudios necesarios para avalar su uso en nuestro país.

Otro punto importante es que los pacientes que viven con sobrepeso u obesidad reciban el mismo trato que los pacientes que sufren de otras enfermedades. El llamado es a no juzgar, ni estigmatizar, pues la obesidad es una enfermedad multifactorial asociada a factores genéticos y medioambientales que ameritan un tratamiento multidisciplinario.

Finalmente, recordamos que la salud de un pueblo promueve su desarrollo.

 

Doctora Maricela Ramírez Salazar

Médico, especialista en endocrinología y enfermedades metabólicas

Fellow en lipidología clínica y riesgo cardiovascular

Nutrióloga bariátrica

 

Doctor Adalberto González P., F.A.C.E.

Presidente Asodeo

Endocrinólogo / Médico Internista