Listin Diario Logo
27 de septiembre 2021, actualizado a las 09:07 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida miércoles, 07 de julio de 2021

VIAJES

Una mágica alternativa a cruceros alrededor del mundo

  • Una mágica alternativa a cruceros alrededor del mundo

    Réplica del Templo del Cielo, en el Pabellón de China, de Epcot.

  • Una mágica alternativa a cruceros alrededor del mundo
Georgina Cruz
Florida

Cada uno de los últimos nueve años, mi esposo y yo tuvimos la dicha de emular a Magallanes, emprendiendo cada enero vueltas al mundo en cruceros de más de 100 días, al igual que otras grandes travesías de meses de duración a Europa, África y otros destinos. Pero con la pandemia este invierno no fue posible hacerlo, ya que ninguna línea de cruceros pudo navegar en vueltas al mundo.

Desesperados por poder disfrutar de los placeres culturales de un viaje alrededor del mundo, nos dimos cuenta de que aún existe una posibilidad -mágica- de disfrutar de algunos de los sabores y experiencias internacionales en una “mini vuelta al mundo”. Y no es necesario obtener múltiples visas, ni tomar vuelos largos o travesías ambiciosas. Simplemente hay que emprender rumbo a Epcot y otros parques y centros vacacionales del recinto de Disney World en Orlando por solamente un día o, si se dispone de más tiempo, por unos cuantos días.

¡Cantinflas fue alrededor del mundo en el celuloide en 80 días pero nosotros podemos disfrutar en mucho menos tiempo! He aquí dos itinerarios:

Itinerario de un día

El punto de partida ideal es la atracción Soarin’ (Volando alto) en el pabellón The Land (La Tierra) de Epcot. Esta atracción es precisamente una jornada alrededor del mundo en planeador colgante que lleva a los visitantes a ver la Torre Eiffel en París, las Pirámides de Egipto, la Gran Muralla de la China, las cataratas del Iguazú en la América del Sur, el Taj Mahal en la India, los majestuosos Alpes en Suiza, hasta un grupo de elefantes marchando hacia el Monte Kilimanjaro en Tanzania y veleros navegando junto a la Casa de la Ópera y el Puente de Sídney en Australia. ¡Es una jornada a muchos de los parajes y paisajes más icónicos del mundo en cinco minutos!

De aquí, los pabellones internacionales del World Showcase (la sección de la Vitrina del Mundo) invitan a continuar una “vuelta al planeta” en un día. A mí siempre me encanta, entre otras cosas, escuchar al Mariachi Cobre, del pabellón de México, ver las películas y atracciones en los pabellones de Canadá, China, México y otros, comprar rico té en el Reino Unido, sacarme una foto frente a la Torre Eiffel del pabellón de Francia, y almorzar pollo teriyaki en el Katsura Grill del pabellón del Japón después de sacar fotos a su escénica puerta Torii junto al lago de la Vitrina del Mundo. El Katsura Grill es un restaurante con mesas al aire libre en un bello jardín tradicional japonés (bello, y muy apropiado para comer en tiempos de pandemia).

Continúo mi “vuelta al mundo mágica” haciendo compras de golosinas incluyendo chocolates y unas deliciosas rositas de maíz con caramelo en Karamell-Kuche, en la sección de Alemania, un pabellón con bellos estilos de arquitectura típica tradicional y torre de reloj como el de una plaza alemana de los 1500 y una fuente con la estatua de San Jorge venciendo al dragón. Y le doy un vistazo a la artesanía, incluyendo cerámica y tallados, en el exótico bazar del pabellón de Marruecos, y a las lanas en el pabellón de Noruega.

Luego hago una merienda en Les Halles en el pabellón de Francia, una panadería y dulcería tradicional que ofrece deliciosos dulces, baguettes, croissants y emparedados. En China le saco fotos al Templo del Cielo (Temple of Heaven) inspirado en el de Beijing. Para la cena, “viajo” a Italia para disfrutar de calamares, ensalada, espaguetis y gelato en una mesa al fresco del Tutto Italia Ristorante en el pabellón italiano y me deleito con la vista de la torre de campanario de 83 pies de altura del pabellón que está inspirada en la torre de la Plaza de San Marco en Venecia.

Para concluir mi viaje “alrededor del mundo”, por la noche me voy a mi hotel, una de las propiedades con temática internacional del recinto. Unas de mis favoritas son las Disney’s Polynesian Villas & Bungalows con decorado y ambiente de los Mares del Sur. Otros de mis hoteles favoritos con temática internacional incluyen Disney’s Animal Kingdom Lodge Kidani Village (tema del África) y Disney’s Riviera Resort (tema de las Rivieras francesa e italiana).

Si se dispone de más tiempo

Además de Epcot los otros parques temáticos de Disney World ofrecen experiencias que se prestan muy bien a una “vuelta al mundo” llena de magia y fantasía, por lo que es bueno dedicarles unos días si disponemos de tiempo. Una visita a Disney’s Animal Kingdom Park, por ejemplo, trae consigo una “escala” en la sección del parque con tema del África, donde entre otras atracciones, se puede disfrutar de los Kilimanjaro Safaris, para ver leones, elefantes, hipopótamos, jirafas y otros animales exóticos en paisajes adornados con baobabs durante una experiencia en vehículo de safari que siempre nos recuerda a los safaris que hemos emprendido durante paradas en el África de nuestros viajes alrededor del mundo en cruceros. En la sección del Asia del Animal Kingdom Park, se puede optar por una caminata en el Maharajah Jungle Trek, un exótico trecho donde los visitantes se topan con tigres de bengala y otros animales.

En el Reino Mágico, “la vuelta al mundo de fantasía” puede continuar en la atracción de los Piratas del Caribe (“Pirates of the Caribbean”) que nos pone de lleno en una aventura con bucaneros de este mar de leyenda, y la atracción “It’s A Small World” (Es un mundo pequeño) nos lleva en un paseo en bote para ver muñecas que bailan y cantan y representan a niños de todas partes del mundo incluyendo las islas de Gran Bretaña, Europa, Medio Oriente, Asia, África, América del Sur, Antártida, Australia, y las islas de los Mares del Sur. Es un suave paseo que, aunque no es en un crucero de más de 100 días, es una jornada en bote de 11 minutos de duración, y está lleno de alegría, unidad y esperanza, resultando ser un bello broche de oro para concluir un “viaje mágico alrededor del mundo”.