Listin Diario Logo
19 de septiembre 2021, actualizado a las 07:05 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida jueves, 18 de marzo de 2021

FOLCLOREANDO

Soy una maestra del baile, no profesora

  • Soy una maestra del baile, no profesora
Xiomarita Pérez
Santo Domingo, RD

El ser maestro de baile no es hacer un montaje coreográfico, no es haber realizado estudios universitarios, es ser capaz de que sus alumnos aprendan sin presión, bajar a su nivel para que no nos vean inalcanzables, es darle seguridad, confianza, además de tener paciencia y empatía.

Vocación de servicio

No solo eso, hay que ser “psicóloga”, “terapeuta sexual” y “ortopeda”, entre otras cosas, que solo se logra con la vocación de servicio, la experiencia, la dedicación y los conocimientos logrados en muchos años.

Decisión personal

Al referirme a lo de maestra es porque hace varias semanas estuvo circulando un video que se hizo viral del ex vicepresidente de la Republica Jaime David Fernández Mirabal bailando al ritmo de Jerusalema, el remix del tema Master KG, de Ponifasio Samoa y Nomcebo Zikode. No fueron una ni dos personas que me etiquetaron para que yo hiciera un dúo con él o que lo enseñara a bailar, que no me importaría, pero el aprender un pasatiempo es una decisión personal.

Sin competencia

Como maestra de baile no me pega que esté haciendo dúo o burlándome de una persona que está disfrutando y es feliz con su baile, debe existir respeto. Como también debe existir respeto a una pareja de señoras soneras originales que también se hicieron virales bailando “El gallo canelo”, interpretado por Papaíto. Jamás voy a competir con ellas, ya que son portadoras de tradiciones, es su estilo de vida.

Estilo propio

¿Y cómo voy a competir si esas mujeres y hombres que bailan son desde chiquiticos los que deben lucírselas, y nosotros hacerles una reverencia? Tampoco he estado de acuerdo ni estaré en que se realicen concursos “la mejor pareja sonera”, porque cada uno de los bailadores tiene su estilo propio, pero sí me gusta que se exhiban en la pista las figuras del hombre con sus diferentes punteos para deleite del público.