Listin Diario Logo
21 de septiembre 2021, actualizado a las 04:06 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida jueves, 11 de febrero de 2021

FOLCLOREANDO

Soy una simple apasionada del folklore

  • Soy una simple apasionada del folklore
XIOMARITA PÉREZ
xiomaritabaila@gmail.com

Cuando recalco con fuerza que tengo 53 años trabajando el folklore es porque ese tiempo se lo he dedicado con alma, corazón y vida, como dicen Los Panchos: “Alma para conquistarte, corazón para quererte y mi vida para vivirla junto a ti”. Eso he hecho con el folklore y por ese motivo nunca lo escribiría con (c), quiero escribirlo con las letras originarias, precisamente porque lo amo así. Desde el año 1968 lo estoy disfrutando de todas las maneras posibles, en todos los lugares, incluyendo cuando me levanto, aso un plátano y lo majo con un pilón viejísimo, echándole un diente de ajo y un chin de sal o cuando elaboro unas habichuelas con dulce y se las llevo a mi vecina o cuando se me terminó la cebolla y bajo (vivo en una cuarta planta) a buscar una a donde la otra vecina.

Estoy divinamente feliz porque, hablando de las costumbres y las tradiciones, conocí hace siete años al doctor Frank Morales, autor del libro “El mangú”, y del “Aiguna palabra dominicana, un mataburro cibaeño” y, aunque no lo conozco personalmente, conecté con él por su sencillez y por el recuerdo que tiene de sus años mozos en su República Dominicana, que lo lleva prendido del alma, además de estampar en sus libros esas experiencias recogidas de amigos y compueblanos que aún conserva su amistad, para reafirmar con más fe su dominicanidad, aunque tenga sesenta años viviendo en Estados Unidos, como lo hizo doña Edna Garrido de Boggs, que siguió aportando sus saberes desde fuera.

Así como don Frank, quiero seguir aportando a mi país, porque debemos dejar un legado para las nuevas generaciones. No creo que debo estar a expensas de empresas o instituciones mendigando o “josiando” para que me contraten. Sigo compartiendo mis saberes empíricos en las redes sociales, periódicos, etcétera, que nadie me lo puede arrebatar, porque son vividos por mí en la cotidianidad, ya que cada día aprendo con la gente de mi entorno y lo voy replicando.