Listin Diario Logo
21 de septiembre 2021, actualizado a las 06:28 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida jueves, 04 de febrero de 2021

FOLCLOREANDO

Valoremos nuestra identidad

  • Valoremos nuestra identidad
Xiomarita Pérez
xiomaritabaila@gmail.com

Buenísima la medida del ministro de Educación, Roberto Fulcar, con relación a uno de los requisitos del nuevo perfil de bachiller: Aprenderse completo el Himno Nacional dominicano y los símbolos patrios, y me imagino que entonarlo también.

El Himno en la mascota
Quien recuerda los cuadernos y mascotas que tenían en las contraportadas las doce estrofas de nuestro Himno Nacional y creo que nunca le hicieron caso, por lo que no tuvimos la culpa de no aprendérnoslo completo, fue producto del sistema educativo.

Tradición con ritmo
¡Voy más lejos! Así como los que desean calificar para la ciudadanía americana tienen que aprenderse las cien preguntas, los dominicanos nacionalizados en otros países deben también pasar la prueba de su propio país, que consistiría en preguntas de nuestra música, bailes, danzas, artesanías, gastronomía, religiosidad, indumentaria, juegos infantiles, además de dar unos pasitos de merengue, bachata y palos o atabales, antes de pasar Migración.

Personajes centrales
Los estudiantes no saben ¿Cuál es el ave nacional? ¿Cuál la flor nacional? No saben confeccionar una chichigua, no conocen la chola y mucho menos la diferencia con el bobote, aunque se lo hayan comido. No conocen los personajes centrales de los carnavales provinciales, no saben que nuestro carnaval no es de

Carnestolendas, que está ligado a nuestras fiestas patrias.

Nuestra identidad
Como dominicanos somos hospitalarios, una característica que nos distingue de otros países, pero nos falta conocer, valorar, preservar, amar y defender nuestra cultura e identidad. Imagínense si se diera esto, nos elevaríamos a lo más alto del planeta.

Riqueza cultural
Siempre lo digo, lo escribo y lo repito, que no tengo que salir de mi país para valorar la riqueza cultural que posee, por eso cierro esta columna alzando la voz y que se inunde la media isla de patriotismo, de vibras positivas, de unidad, de reflexión, para amar con pasión y orgullo de nuestra identidad.