Listin Diario Logo
27 de febrero 2021, actualizado a las 12:00 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida jueves, 14 de enero de 2021

El miedo: fuente facilitadora para la parálisis

  • El miedo: fuente facilitadora para la parálisis

    Carmen Virginia Rodriguez

Carmen Virginia Rodriguez
Santo Domingo, RD

El miedo es una de las seis emo­ciones básicas necesarias en la vida del ser humano. Las emociones bá­sicas son la alegría, la triste­za, la ira, el asco, la sorpre­sa y el miedo. Todas ellas juegan un rol importan­te, dependiendo de las cir­cunstancias en que el ser el humano se encuentre.

En el caso del miedo, es­te es necesario cuando nos vemos en una situación, en la cual debemos tener cui­dado y por ende ayuda a protegernos. Ese es el mie­do sano, es una respues­ta adaptativa a una ame­naza, es una emoción que nos puede inclusive ayudar a preservar nuestra vida, se da frente a una amenaza percibida lo cual termina en una conducta defensiva.

El miedo, activa nuestro estado de alerta, nos hace estar más atentos a nuestro entorno, se caracteriza por una sensación de tensión nerviosa, preocupación por la propia seguridad y/o por la salud. A nivel fisiológico también se dan cambios, todos con el objetivo de que el cuerpo pueda reac­cionar frente al peligro per­cibido.

¿Cuándo entonces debe­mos prestar atención a un miedo, que se podría tor­nar paralizante? Cuando el estado de sentirse atemo­rizado es constante y, por ende, la persona paraliza o limita sus actividades dia­rias por ese temor a que al­go suceda.

Por ende, vivir en un es­tado constante de miedo, es sumamente perjudicial y peligroso para la salud mental y emocional de la persona. ¿Qué hacer? Pri­mero, identifique el miedo, luego afronte el miedo, por más que sienta que le cues­ta hacerlo, trabaje en él y procure obtener el apren­dizaje de este.

Si entiende que no pue­de hacerlo solo, siempre van a haber opciones, bus­que ayuda de un profesio­nal en psicoterapia, pero la vida, a pesar de todo lo que nos trajo el 2020 sigue, y vale la pena vivirla, y vivir­la de manera plena. No se conforme con quedar para­lizado por el miedo.

La autora es psicóloga clínica, terapeuta familiar
Del Grupo Profesional Psicológicamente