Listin Diario Logo
01 de diciembre 2020, actualizado a las 01:09 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida jueves, 22 de octubre de 2020

Psicología: No es que tu hijo sea holgazán…

Lo que crees puede tratarse de dejadez, podría ser un problema que requiera de atención.

  • Psicología: No es que tu hijo sea holgazán…

    Autora: Lic. Rosangela López Cruz. Psicologa Grupo Profesional Psicológicamente

Santo Domingo, RD

Algunos pa­dres, tutores y profesores identifican que sus hijos o estudiantes muestran di­ficultades que impactan de manera importante varios ámbitos de su vida. Como, por ejemplo, que es muy olvidadizo/a o tiende a dis­traerse con facilidad, lo que complica su socialización, autonomía o desempe­ño escolar. O que no logra aprender a leer o asimilar las lecciones de Matemáti­cas, lo que en la etapa esco­lar, implicaría un atraso.

En base a estas expe­riencias, las personas invo­lucradas en el desarrollo y bienestar del niño o la niña pueden realizar interpreta­ciones erróneas sobre ellos, como que son ineficaces, incompetentes u holgaza­nes. Sin embargo, estas in­terpretaciones están basa­das en el desconocimiento, y la realidad es que estas di­ficultades tienen una razón de ser que se encuentra un poco fuera de las manos de quien las padece.

¡Vamos a ver! Imagina que vas en tu auto por una calle de un solo carril. Es tu única opción pasar por allí para lle­gar a tu destino. Sin embar­go, te encuentras con una piedra muy pesada que no

te permite seguir. Piensas ‘’no se ve tan grande, podré con ella”, pero cuando intentas cargar la piedra te das cuen­ta de que necesitarías estar más fuerte para moverla. No es imposible hacerlo, sin em­bargo, te hace falta una cua­lidad específica para lograrlo que te tomará tiempo desa­rrollar. Frustrante, ¿no?

Primero evaluar
Ahora, imagínate vivir con esto todos los días. Pues, así de parecida es la experien­cia personal de los niños que viven con estas dificul­tades, ya que, por alguna causa, no cuentan con las habilidades cognitivas ne­cesarias para lograr algunas tareas. Es muy frecuente ver que son presionados pa­ra lograr las mismas cosas, y de la misma forma en que lo hacen otros niños que no presentan estas dificulta­des. Esto los lleva a sentir culpa, tristeza, sentimientos de incapacidad, ansiedad, entre otras cosas. Además de mucha frustración por un esfuerzo que no logra llenar las expectativas.

Entonces, es importante que, si identificas estas pro­blemáticas cuentes con el apoyo de un profesional que aborde la situación, ya que esta es una experiencia difí­cil para los niños y las niñas, y puede complicarse a medi­da que pasa el tiempo.