Listin Diario Logo
15 de abril 2021, actualizado a las 05:02 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida domingo, 06 de septiembre de 2020

ARTE

Oportunidades sin fronteras para los ilustradores

  • Oportunidades sin fronteras para los ilustradores
  • Oportunidades sin fronteras para los ilustradores
  • Oportunidades sin fronteras para los ilustradores
  • Oportunidades sin fronteras para los ilustradores
  • Oportunidades sin fronteras para los ilustradores
  • Oportunidades sin fronteras para los ilustradores
  • Oportunidades sin fronteras para los ilustradores
Jaclin Campos
Santo Domingo, RD

En su trayectoria como ilustradora Lena Vargas ha puesto su talento al servicio de figuras y marcas reconocidas. Su lista de clientes criollos incluye a Juan Luis Guerra y Bocao (a través del Bocao Food Fest). Además, ha ilustrado la icónica botella de Johnnie Walker Blue Cities y publicado su arte en las páginas de medios internacionales como Los Angeles Times, The Washington Post, WIRED y Huffington Post.

Pero la artista, conocida en el medio como Lena la Ballena (@lenalaballena), no comenzó su vida profesional en la ilustración. Este oficio, según cuenta, llegó de forma inesperada aunque natural.

Graduada de diseño gráfico, Vargas ejerció como directora de arte en varias agencias publicitarias de Santo Domingo hasta que en el 2015 fue dada de baja y se dedicó a trabajar como profesional independiente.

“Descubrí que podía tomar más proyectos trabajando como independiente y así igualar y superar mi sueldo de agencia”, recuerda.

En su tiempo libre, “como una manera de autoexploración y desahogo”, hacía ilustraciones que luego compartía en las redes sociales. Fue gracias a ello que, poco a poco, empezaron a llegarle solicitudes de colaboración, y en el 2018 decide hacer a un lado el diseño gráfico y enfocarse por completo en la ilustración.

Detrás de los logros que la artista visual exhibe hoy se esconde una historia de esfuerzo, práctica y trabajo constante.

“Nada que valga la pena es fácil”, dice Vargas, quien este año fue invitada a participar como jurado especial de los ZCOOL Awards, en Pekín (China), para seleccionar los mejores entre más de 250 proyectos de ilustradores de Asia (la ceremonia se pospuso por la pandemia).

Plataformas digitales: un buen escaparate
En sus inicios, a Vargas la ayudó mucho compartir sus creaciones en las redes sociales, un canal que abre puertas a proyectos tanto en el país como en el exterior.

Los artistas visuales de hoy, igual que los emprendedores y profesionales independientes de otras carreras, tienen esa ventaja.

El ilustrador Darwin Núñez (@DarkerEve) también encontró en las plataformas digitales el escaparate perfecto para darse a conocer.

Desde muy joven fue un gran aficionado al dibujo y a los cómics, pero no fue hasta que se matriculó en la universidad para estudiar publicidad y conoció a otros jóvenes que compartían la misma pasión que Núñez decidió adoptar la ilustración como forma de vida profesional.

En el 2008, siguiendo el consejo de amigos y familiares, se dio a la tarea de publicar sus obras en plataformas como Blogger, DeviantArt y Twitter, y fue así como logró ponerse en contacto con personas que gustaban de su estilo y le comisionaron proyectos.

Su historia se asemeja a la de muchos otros de sus colegas. Al principio, la ilustración estaba restringida al tiempo libre que le dejaba su empleo principal. La independencia vino más tarde.

“Duré mucho tiempo en sentir que podía vivir solamente de la ilustración; si no fuera por redes sociales como DeviantArt, no estoy seguro de que hubiera dejado mi empleo”, confiesa.

Núñez preside su propio estudio de ilustración, Alpha Eve (@alphaeverd), orientado a cómics, videojuegos, “storyboard” y animación. En la actualidad, la firma se enfoca en dos proyectos de cómics y lleva varios años desarrollando un videojuego que espera puedan lanzar pronto.

Aparte de poder decir que vive de lo que le ama y que preside su propio estudio, el artista se enorgullece de trabajar de la mano de muchos jóvenes talentosos a fin de que estos no tengan que pasar por las dificultades que él pasó para independizarse.

Jóvenes no saben cómo abrirse camino
Como respuesta a la realidad de los artistas visuales del país y la desorientación que vio entre los jóvenes estudiantes, un grupo de ilustradores dominicanos encabezados por Manuel Shoo decide organizar un evento dedicado exclusivamente a promover esta disciplina.

Así nació Sketch Dom (@sketchdomrd), cuya primera edición tuvo lugar en 2017.

En el encuentro anual se realizan actividades como exposiciones, concursos, intercambio comercial, charlas y talleres (este año, a causa de la pandemia provocada por el coronavirus, el evento pautado para noviembre adoptará la modalidad digital con transmisiones en vivo por Youtube e Instagram y con clases por Zoom).

Quienes asisten a Sketch Dom pueden comprobar que la ilustración tiene un ámbito de ejercicio amplio. Abarca medios impresos (periódicos y revistas), libros infantiles, cómics, películas, animaciones, videojuegos, empaques de productos, carátulas de discos, entre otros.

No obstante, muchos jóvenes amantes de esta disciplina enfrentan dificultades para insertarse en el mundo laboral.

“El problema es que los jóvenes ilustradores no saben dónde buscar, no saben dónde están las oportunidades de trabajo”, dice Shoo.

El mercado local podría resultar limitado para la cantidad de ilustradores que hay en el país; sin embargo, estos pueden explorar el mercado internacional, donde se explotan más facetas como cómics, animaciones y videojuegos.

“Pueden trabajar a distancia para clientes de otros países”, señala Shoo. “De todos los lados del mundo siempre están buscando ilustradores: de Europa, de Estados Unidos, de Asia…”.

Esa se cuenta entre las grandes ventajas de este oficio. Además, aunque la ilustración exige disciplina constante y obliga a pasar largas horas sentado (el sedentarismo puede afectar la salud), permite a quien la ejerce tener un horario propio y producir desde su casa.

Abrirse paso más allá de las fronteras dominicanas asegura, en muchas ocasiones, una mejor remuneración económica.

De acuerdo con Núñez, los clientes en el extranjero valoran el trabajo de los ilustradores y pagan “lo justo”.

“Aquí la gente asume que dibujar es un ‘cachú’ y, cuando le das un precio, de una vez quieren que les hagas rebajas como si dibujar fuera la cosa más sencilla en el mundo”, expresa el dibujante de cómics.

Como profesionales independientes los ilustradores deben aprender sobre impuestos, finanzas e inversiones, las partes “no tan divertidas” del negocio, opina Vargas.

“Aprovechar las oportunidades es clave”, añade, pero “igual de importante es reconocer las malas oportunidades y saber decir que no”.

Entretienen y educan
Si bien no puede considerarse una actividad vital para la sociedad, Shoo opina que la ilustración tiene gran relevancia y brinda oportunidades de desarrollo a personas talentosas.

Esta vertiente del arte se encuentra en gran parte de lo que nos rodea y de lo que usamos o consumimos en el día a día, aunque los desconocedores no lo noten o no lo aprecien en su justa medida.

“El entretenimiento es parte esencial de la humanidad, y es una necesidad del ser humano expresar arte y consumirlo”, afirma Shoo.

Con la cuarentena por la pandemia de la covid-19, áreas del entretenimiento en las que pueden tomar parte ilustradores profesionales (películas y videojuegos, por citar dos ejemplos) recibieron un impulso debido a la alta demanda del público que se encontraba encerrado en casa.

Pero no todo es entretenimiento. La ilustración tiene un rol en la educación y, especialmente en el caso de los niños y las niñas, se emplea como apoyo para incentivar la lectura.

Vargas recuerda la satisfacción que le dio el alfabeto sobre los corales, un proyecto personal en el cual cada letra del abecedario representaba un aspecto importante sobre esa especie marina. Las autoridades del Acuario de Río de Janeiro (AquaRio), en Brasil, invitaron a la dominicana a presentarlo en esa ciudad y desde el año pasado lo integraron al programa de educación para niños del que es considerado el mayor acuario marino de Sudamérica.