Listin Diario Logo
05 de julio 2020, actualizado a las 12:36 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida lunes, 29 de junio de 2020

UROLOGÍA PARA TODOS

Por Covid comunicación urólogo-paciente

  • Por Covid comunicación urólogo-paciente
Pablo Mateo
[email protected]

El idioma de los gestos, las expresiones faciales en muchas ocasiones son más importantes que las palabras para la interacción humana, hoy en día en medio de esta pandemia todo se ha alterado, todo ha cambiado, muchas veces sonrío, y trato de expresarle a ese paciente con cáncer o con cualquier problema de salud, que estoy con él, que cuente conmigo, pero luego me acuerdo que no pueden darse cuenta, porque solo pueden ver una persona sentada con una mascarilla, unos lentes, gorros, que cubre casi todo nuestro rostro; cuánto desearía poder volver a mostrar mi expresión de solidaridad con mis pacientes, parecería como si fuera un sueño o una película en la que nunca nos imaginamos que estaríamos viviendo y sufriendo en carne propia.

No nos conocemos
Cuando llega un paciente nuevo a la consulta, lo primero que me comenta es: “Doctor, si lo veo en la calle o en una plaza no sabría quién es usted”, pero también yo siento lo mismo. La pandemia ha trastornado muchos aspectos de nuestras vidas, nuestro pacientes están acostumbrados a vernos con batas blancas, corbatas, pero los mas importante ver nuestros rostros, sentir nuestro apoyo y solidaridad, que ahora ha cambiado por algo que para mí es poco humano. La mayoría de la comunicación con nuestros pacientes depende de la comunicación no verbal, ya que antes de hablar expresamos con mucho más claridad lo que vamos a decir con nuestros gestos, una simple sonrisa lo cambia todo.

¡Adiós a los gestos!
Con los equipos de protección que usamos hemos perdido esa parte humana que gesticulamos a cada instante, que para mi es el canal principal de la comunicación entre nosotros y nuestros pacientes. Es más difícil aún cuando vemos un paciente de primera vez, y tiene que confiar en nosotros sin ni siquiera vernos la cara, ni los gestos que hacemos, ni las expresiones faciales, y aun así confiar es difícil, a veces incluso el paciente tiene la sensación de que está solo, aun estando rodeado de muchas personas, pero a las cuales no les puede ver el rostro. Tenemos que hablar más, tenemos que usar más palabras que creen empatía, tenemos que usar más palabras de aliento para tratar de compensar ese vacío.

Estar juntos
El uso de equipos de protección para cuidar nuestros pacientes, y para cuidarnos, ha reducido de manera importante nuestra comunicación corporal y ha afectado profundamente la comunicación. No me imagino que esto continúe así por mucho tiempo, pues nacimos para estar juntos, para darnos la mano, para darnos un abrazo, para ponernos las manos en el hombro “cuenta conmigo” para ser solidario, es una parte fundamental de nuestra naturaleza humana.
"He comprendido que mi bienestar sólo es posible cuando reconozco mi unidad con todas las personas del mundo, sin excepción”. León Tolstói.

Ante la duda visite su urólogo.