Listin Diario Logo
09 de julio 2020, actualizado a las 04:14 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida lunes, 01 de junio de 2020

ENFERMERÍA

Cuatro historias que explican por qué ponen a otros antes que a ellos mismos

  • Cuatro historias que explican por qué ponen a otros antes que a ellos mismos

    Laura Garlick, Nadeen Robinson, Mahesh Sumrah y Jennifer Tutone. FUENTE EXTERNA

Nueva York, Estados Unidos

Desde que el Covid-19 “llegó” al mundo a invadir la paz y la salud de la humanidad, a los centros de asistencia médica no les quedó otra opción que “ponerse” el traje de superhéroes e inciar una batalla contra un virus minúculo que ha causado un problema mayúsculo.

El personal de enfermería ha sido vital en esta lucha. El del Nueva York-Presbyterian puede ser el ejemplo. Para hacer su trabajo ha redoblado los esfuerzos, al punto de que cada uno ha puesto el bienestar de los pacientes por encima de su propio bien. Hay cuatro historias que ponen en evidencia esta capacidad de respuesta. Nadeen Robinson, Jennifer Tutone, Mahesh Sumrah y Laura Garlick hoy cuentan su experiencia.

Nadeen Robinson, enfermera de Oncología, NewYork-Presbyterian / Columbia University Irving Medical Center
La carrera enfermería me ha otorgado algunas de las mayores alegrías de mi vida. Pero ahora estamos en una nueva era, una para la que no estábamos preparados. La vida se siente como si estuviera viajando en el automóvil más rápido jamás fabricado, y simplemente se ha salido de control. Todavía no se ha detenido, y nadie sabe cómo y dónde terminará.

Estoy preocupada por mis pacientes de oncología. Afortunadamente, todos han tenido resultados negativos en las pruebas. Muchas de mis compañeras de enfermería están atendiendo a pacientes que son positivos para Covid-19. Comparto sus preocupaciones y compasión por sus pacientes y quería apoyarlos. Entonces, después de hablar con mi amiga y compañera de enfermería, se me ocurrió la idea de hacer canastas de refrigerios para las enfermeras y llevarlas a todos los demás pisos. Envié un mensaje a nuestro equipo de Hudson North y de inmediato participaron.

Cuando entregamos las cestas, nuestros colegas estaban realmente agradecidos. Estoy muy orgullosa de mis colegas, ya que han superado todas mis expectativas con su disposición a ayudar a otros.

Jennifer Tutone, directora de Enfermería, NewYork-Presbyterian Brooklyn Methodist Hospital
En mis 26 años en el área, nunca he visto una situación como esta. Como directora de Enfermería, soy responsable de 440 miembros del personal. Convertí a mi equipo pediátrico en enfermeras médicas / quirúrgicas y de cuidados críticos para adultos durante la noche. Tenían miedo en sus ojos, pero nunca vacilaron. Esas mismas enfermeras ahora están apoyando unidades en todo el hospital, si es necesario. No podría estar más orgullosa de ellos. Temían por lo desconocido y por su propia seguridad, pero nunca eludieron sus deberes.

Mientras todo esto sucede en el trabajo, me preocupo por la familia, la mía y la de mi personal. Me preocupo por mis tres hijos. Me cambio la ropa en nuestro garaje para no traer nada a mi casa que pueda dañarlos. No duermo la mayoría de las noches. Celebré la cena de Pascua a través de FaceTime con mi hermana. Intento concentrarme para ayudar a mi hijo de 12 años con el aprendizaje virtual, sabiendo que él no quiere nada más que volver a ver a sus amigos ya que está atrapado en la casa con sus hermanas y su madre enfermera. En todo esto, he desarrollado conexiones más profundas con mis colegas. Nos entendemos en un nivel que nadie más podría.

Mahesh Sumrah, enfermero, NewYork-Presbyterian / Columbia University Irving Medical Center
Elegimos poner a los demás antes que a nosotros, y continuamos haciéndolo frente a la adversidad. Nos esforzamos al máximo para asegurarnos de que otros puedan regresar con sus seres queridos. La realidad es que no todos podrán salir del hospital, pero eso no nos impedirá tratar de llevarlos con su familia.

La vida normal ha quedado en segundo plano. Estar en primera línea significa que estoy lejos de mi familia; significa que me estoy poniendo en riesgo. Estar en primera línea también significa que estoy allí para mis pacientes cuando están solos, asustados, recuperándose y, en algunos casos, muriendo. Significa que puedo proporcionar cierto nivel de comodidad y compañía cuando sus seres queridos no pueden. Me enorgullece saber que, ante tanta incertidumbre, mis pacientes sienten que no están solos. Cada noche que vengo a trabajar, entro sabiendo que sea lo que sea que enfrentemos durante el turno, podremos manejarlo. Cada noche, descubro cosas nuevas sobre ellos que me sorprenden y me enorgullecen de trabajar junto a ellos.

Laura Garlick, enfermera, NewYork-Presbyterian Hudson Valley
Nadie podría habernos preparado para Covid-19. Nos dijeron que nos convertiríamos en una Unidad de Cuidados Intensivos, pero nada podría prepararnos para triplicar la capacidad de la UCI en una semana y media. Nunca olvidaré cuidar a mi primer paciente entubado. En esa misma semana, me convertí en enfermera a cargo para satisfacer las necesidades del personal. La ansiedad era mi nuevo compañero, y no iba a ninguna parte. Estábamos abrumados por la intensidad de los críticos que eran estos pacientes. No fuimos enfermeras de la UCI por oficio, pero nos convertimos en ellas de la noche a la mañana.

Mientras estaba en el trabajo me esforcé lo mejor que pude. Sin embargo, algunos días después de enfrentar emergencias, lloré cuando estaba de camino a casa y me sentía derrotada. Muchos de nosotros comenzamos a estudiar planes de tratamiento y a compartir información sobre enfermería de cuidados críticos con colegas para poder cuidar a nuestros pacientes lo mejor que podíamos. Se reunieron enfermeras de todo el hospital y todos trabajamos al unísono haciendo lo que se necesitaba y es por eso que todos somos fuertes en Nueva York.