Listin Diario Logo
25 de mayo 2020, actualizado a las 12:51 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida miércoles, 20 de mayo de 2020

ESTUDIO

Mantener la salud del corazón protege contra el deterioro cognitivo

  • Mantener la salud del corazón protege contra el deterioro cognitivo

    El cerebro se sacude cuando el corazón late. Foto: mosher et al./cell reports. Archivo

Europa Press
Madrid

Las personas con un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares tienen al tiempo un mayor deterioro cognitivo, incluido un aumento en los marcadores típicos de la enfermedad de Alzheimer, lo que sugiere que el control de la enfermedad cardíaca pueden ser clave para mantener y mejorar la salud cognitiva más adelante en la vida, según una investigación que publica el 'Journal of the American College of Cardiology'.

La demencia es un reto de salud pública, con 50 millones de personas afectadas en 2017 y la Organización Mundial de la Salud pronostica 82 millones de personas para 2030. Actualmente no existe un tratamiento efectivo para la demencia, por lo que la identificación de factores de riesgo modificables que podrían retrasar o prevenir el inicio de la demencia se está volviendo más importante.

Estudios anteriores han informado cómo los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular se relacionaron con volúmenes más pequeños de regiones cerebrales específicas, como la sustancia blanca, la materia gris y el hipocampo, pero los resultados han sido inconsistentes.

En este estudio los investigadores buscaron comparar las puntuaciones generales de riesgo cardiovascular de Framingham (FGCRS), que incorporan información demográfica con factores de riesgo cardiovascular tradicionales para evaluar el riesgo futuro, on el declive a largo plazo de un individuo en la función cognitiva global y específica de su dominio.

Los investigadores siguieron a 1.588 participantes sin demencia del Proyecto Rush Memory and Aging durante 21 años. La edad promedio fue de 79,5 años. Su FGCRS se evaluó al inicio y se clasificó en los grupos más bajos, medios y más altos de acuerdo con el riesgo de enfermedad cardíaca.

Cada año, la memoria episódica de los participantes (memoria de eventos cotidianos), memoria semántica (memoria a largo plazo), memoria de trabajo (memoria a corto plazo), capacidad visoespacial (capacidad para identificar relaciones visuales y espaciales entre objetos) y velocidad perceptiva (capacidad para se comparó de forma precisa y completa letras, números, objetos, imágenes o patrones) mediante 19 pruebas para obtener una puntuación compuesta.

Al final del período de estudio, los investigadores descubrieron que tener una mayor carga de riesgo cardiovascular se asociaba con una disminución más rápida de la memoria episódica, la memoria de trabajo y la velocidad de percepción.

Los investigadores también analizaron los datos de resonancia magnética para un subconjunto de pacientes y descubrieron que un FGCRS más alto se asociaba con volúmenes más pequeños de hipocampo, materia gris cortical y cerebro total.

Las disminuciones en el hipocampo y la materia gris son marcadores típicos de la neurodegeneración relacionada con la demencia de Alzheimer. Las resonancias magnéticas también mostraron un mayor volumen de hiperintensidades de la sustancia blanca, que son manchas blancas en el cerebro que causan una disminución en el funcionamiento de un área.

La memoria episódica y la memoria de trabajo se relacionaron con el volumen del hipocampo, pero la velocidad de percepción se asoció con hiperintensidades de la sustancia blanca en el estudio, lo que demuestra que los resultados de las pruebas de memoria y la resonancia magnética fueron complementarios.

"En ausencia de tratamientos efectivos para la demencia, necesitamos monitorear y controlar la carga de riesgo cardiovascular como una forma de mantener la salud cognitiva del paciente a medida que envejecen", señala Weili Xu, del Departamento de Epidemiología y Bioestadística, Escuela de Salud Pública de la Universidad de Medicina de Tianjin, en China.

"Dado el aumento progresivo en el número de casos de demencia en todo el mundo, nuestros hallazgos tienen relevancia tanto clínica como de salud pública", resalta.

En un comentario editorial relacionado, el doctor Costantino Iadecola, del Instituto de Investigación del Cerebro y la Mente de la Familia Feil, en Nueva York, destaca que explorar el uso de una puntuación de riesgo cardiovascular común como el FGCRS para evaluar el declive cognitivo es muy relevante.

"Los resultados de este estudio sugieren una herramienta útil para evaluar el riesgo de demencia y apoyar las recomendaciones para manejar agresivamente los factores de riesgo cardiovascular en la mediana edad", asegura Iadecola.