Listin Diario Logo
04 de abril 2020, actualizado a las 09:02 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida jueves, 26 de marzo de 2020

COVID-19

Llegamos a un punto de inflexión donde hay que ser más drásticos

  • Llegamos a un punto de inflexión donde hay que ser más drásticos

    El doctor Héctor José López Estévez

Héctor José López Estévez
Especial para Listín Diario
Santo Domingo

Consideramos favorables las medidas de apoyo económico a la población anunciadas por el presidente Danilo Medina en su discurso de ayer. Sin embargo, quedó pendiente  fortalecer las medidas de aislamiento y toque de queda, para poder contener de manera más efectiva la propagación del nuevo coronavirus.

La preocupación de muchos miembros de la comunidad médica es que estamos en fase de transmisión comunitaria y podríamos entrar en un punto sin retorno, ni posibilidades de contención a corto plazo, como ha sucedido en países con sistemas de salud más robustos que el nuestro. Los expertos afirman hay un gran subregistro de casos positivos, según declara el Colegio Médico Dominicano.

Asimismo, los médicos de distintos puntos del país sostienen que están viendo cada vez más casos de pacientes con síntomas sospechosos en las emergencias, pero hay un importante cuello de botella para hacer pruebas y recibir resultados de manera expedita, imposibilitando un seguimiento epidemiológico correcto. En el interior prácticamente son inaccesibles las pruebas, incluso en pacientes hospitalizados.

Recibimos muy positivamente que dentro de las medidas expuestas por el presidente está dar mayor apertura para que las pruebas diagnósticas se puedan realizar en centros privados, posteriormente a un proceso de habilitación. Así como hacer pruebas para detección rápida y ofrecer cobertura a personas mayores de 59 años, con síntomas y factores de riesgo que se realicen las pruebas.

Queda pendiente definir, a juicio de epidemiólogos e infectólogos, si  serán pruebas por PCR, que son más precisas o por antígenos IGG/IGM, que tiene el riesgo de arrojar gran número de casos falsos negativos”.

Se suman las preocupaciones y advertencia de médicos de emergencia e intensivistas sobre las limitaciones de la capacidad de atención, pues contamos con pocas unidades de cuidado crítico y ventiladores de acuerdo con estándares internacionales para hacer frente a la demanda actual y a la que se avecina.

Somos uno de los países con menor inversión en salud con respecto a nuestro PIB en Latinoamérica y el nuevo Coronavirus representa el mayor reto que ha enfrentado nuestro sistema de salud. Según datos del Colegio Médico, hay múltiples casos de personal de salud infectados y con pocos equipos de protección, como medida paliativa muchos centros deben reutilizarlos, lo que implica riesgos para médicos, enfermeras y pacientes.

Los centros privados comienzan a habilitar áreas especiales de aislamiento. Inician alianzas público-privadas para habilitar centros adicionales para manejo exclusivo de Covid-19. A pesar de estos esfuerzos, se necesitan medidas restrictivas más contundentes de aislamiento por parte del gobierno y el involucramiento de todos los ciudadanos en respetar las medidas y recomendaciones de las autoridades, o de lo contrario el sistema de salud podría colapsar.

Una recomendación para consideración del gobierno sería dar apertura de manera provisional la ciudad de la salud Luis Eduardo Aybar, obra que presume cuenta con la más moderna unidad de cuidados intensivos de Centroamérica y el Caribe. Creemos que no habrá un momento más oportuno que éste.

Es esperanzador ver que el sector privado comienza a involucrarse, planificando donaciones de ventiladores, pruebas y equipo de protección enfocado a las ciudades donde hay más casos y los centros que están atendiendo dichos pacientes.

Otra alternativa es que el sector hotelero, que ha sido devastado con cierre prácticamente total de sus operaciones, liderado por Asonahores, propone aportar insumos y ponderar uso de hoteles en puntos estratégicos como centros para asistencia y aislamiento de casos.

Es una situación sin precedentes en la que todos debemos aportar y ser parte de la solución y no del problema. Es el momento de forjar una cultura preventiva y de solidaridad.

En esta grave situación, entristece ver estratos de la población que no acatan el aislamiento y toque de queda, convirtiéndose en focos de aglomeraciones y contagios.

Es importante destacar que militares y policías han realizado un trabajo extraordinario, sin embargo se convierten en potenciales focos de contagio y transmisión, por las aglomeraciones requeridas para transportarlos y realizar intervenciones.

Persisten las noticias falsas y personas que quieren aprovechar esta calamidad para simplemente darse a conocer mediante la especulación, inundando las redes sociales con afirmaciones que desinforman y generan pánico.

Necesitamos a todos para afrontar esta crisis: sector salud, gobierno, sector privado, militares y policías, medios de comunicación, influencers en diferentes ámbitos de la sociedad, ¡todos!  Está claro que el gobierno no puede solo, pero tampoco el sistema de salud podrá afrontar la situación sin medidas temporales más drásticas.

---- 
El autor es médico y cirujano ortopédico, especialista en Gestión de la Calidad y Gestión de Salud.