CORONAVIRUS

La moda también se queda en casa

  • Fotografía de la semana de la moda de París. 

EFE
Madrid

Hace un par de semanas, en plena "fashionweek" parisina los efectos del coronavirus se empezaron a hacer notar. La temperatura subía en firmas como Chanel que ya entonces decidió que suspendía su desfile previsto en China para el mes de mayo y que ha trasladado a Londres.

Un ejemplo que, sin cesar, han ido asumiendo otras firmas y que en Italia llevó a Armani a celebrar su desfile a puerta cerrada, y hace una semana decidió cerrar todas sus fábricas en Italia.

Ahora es el "retail" el que se resiente. La precaución en un sector siempre en constante movimiento en el que diseñadores, modelos, proveedores y periodistas encadenan un viaje con otro no está de más.

La firma italiana Gucci ha cancelado hace una semana el desfile que tenía previsto en San Francisco para el mes de mayo. "En este momento nuestros pensamientos están con todos los afectados", han comentado desde la firma.

Las cancelaciones de actos en Madrid vinculados al mundo de la moda, la belleza y la decoración se acumulan sin cesar.

Las presentaciones de nuevas colecciones o perfumes como es el caso del último lanzamiento de Loewe Solo Mercurio, del que es imagen el actor Pedro Pascal se ha pospuesto "sine die", así como el primer desfile de "Victoria" de Vicky Martín Berrocal en la capital.

El gigante de la moda española Inditex activó un protocolo al inicio de la crisis sanitaria, que consistía en restringir los viajes de sus empleados.

Una decisión que con el paso de los días ha ampliado hasta restringir las visitas a sus instalaciones, modificar el servicio de transporte y los horarios de los comedores de los empleados, además del cierre temporal del gimnasio del grupo en Arteixo.

La vinculación a China en ese país de las grandes empresas de la moda ha creado un panorama incierto en el sector. El freno en la producción de las fábricas pone en riesgo las campañas de primavera-verano y otoño-invierno.

Según Carlos Pavón Neira, director de Gaula Abogados y experto en derecho societario confirma que las empresas que confían mayor porcentaje de producción y distribución al país asiático "se ven más afectadas, mientras que aquellas que cuentan con una cadena de suministro diversa, podrán sortear mejor el temporal”.

Pavón augura un retraso en los pedidos y una subida de precios y señala el "riesgo" que supone, en escenarios de crisis, la sobreexposición a un proveedor.

En el mes de enero Mango ya cerró las 26 tiendas que tiene en China ante el avance del virus y la sueca H&M en febrero también clausuró 334 de las 520 que tiene en el país asiático.

El coronavirus ha supuesto un duro golpe a la industria textil de varios países del sudeste asiático, donde las pérdidas en el sector se cuentan en millones de dólares. El impacto en la región se debe principalmente al desabastecimiento de materias primas.

El textil es un sector importante en el sudeste asiático, que confecciona ropa para diversos grupos extranjeros como el sueco H&M y el español Inditex una razón por la que también Desigual o Cortefiel estan buscando alternativas más cercanas a las telas procedentes de esa zona.

Isak Andic, presidente de Mango, ha señalado que baraja dos alternativas. Por un lado, la posibilidad de enviar mercancía fabricada en China por transporte aéreo en lugar de en barco para recuperar los potenciales retrasos de producción y, por el otro, analizar otros posibles orígenes de producción que no estén afectados por el coronavirus para algunos modelos de la colección.

No hay que olvidar que la firma española incrementó en 2018 la fabricación de prendas en países como Turquía y Marruecos.

Los fabricantes alemanes de ropa deportiva Adidas y Puma, que obtienen casi un tercio de sus ventas en Asia, han advertido en un comunicado un importante descenso en las ventas en China debido al coronavirus y aunque había señales "incipientes" de mejora, el impacto se había extendido a otros mercados.

Puma advierte que no prevé que su negocio vuelva pronto a la normalidad, una circunstancia que le llevará a revisar su plan de crecimiento en la zona.