Listin Diario Logo
20 de febrero 2020, actualizado a las 01:21 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida martes, 07 de enero de 2020

ORIENTAR

Hay que evitar la agresión desde la infancia

  • Hay que evitar la agresión desde la infancia

    La corrección ayuda a que sean adultos solidarios.

Redacción L2
Santo Domingo, RD

La empatía no tiene sentido para algunos niños. De ahí que son los padres quienes desde temprana edad, deben comenzar a fomentar en ellos lo importante que es tener una buena convivencia con los demás.

Hoy, que la violencia arropa al país, que los feminicidios son el pan nuestro de cada día, y que la vanidad le está ganado la batalla al sentido común, se hace necesario evitar la agresión desde la infancia.

Siempre será más fácil prevenir este tipo de situaciones educando desde la temprana edad a los hijos. Los padres deben empezar a ayudarlos a familiarizarse con la palabra empatía.  

En un mundo en el que el individualismo ha tomado un protagonismo no merecido, y las personas andan en un ‘yoísmo’ desmesurado y no les importa lo que le pase al de al lado es importante que enseñemos y reforcemos los valores en nuestros niños, sobre todo, la buena convivencia con los demás.

Para lograr buenos resultados con la empatía, es importante primero definir el término, que es la capacidad que todo ser humano debe tener de poder ponerse en el lugar del otro, sentir lo que el otro puede estar sintiendo, acompañarlo a buscar su respuesta, pero sin caer en la lástima ni asumir responsabilidades que no le corresponden.

¡Ojo con malas acciones!

Cuando de pequeños nuestros hijos muestran indicios de crueldad hacia otros niños, porque su inmadurez no les permite ver más allá de sus palabras o acciones, debemos corregir inmediatamente la conducta, pero no con agresividad ni con palabras ofensivas, sino con la concienciación debida para llevarlos a la reflexión.

Siempre tenemos que estar dispuestos a corregir y a hacerlos entender cada vez que cometan un error en detrimento del prójimo, y ponerlos en el lugar del infante que maltrataron para que experimenten cómo se siente cuando se es la víctima.